El demonio está contento

Israel fue uno de los países que tomó la delantera en inocular a su población y dijo que los vacunados ya no tendrían que guardar ni cuarentenas ni confinamientos.

Lamentablemente, aquello no fue así. Los vacunados llenan los hospitales y las autoridades anuncian que la llamada vacuna ha perdido efecto y hace falta una tercera dosis.

Ya hay largas colas de ciudadanos esperando su tercera inoculación. Y dicen que habrá más. En el infierno, el demonio debe estar muy contento.

Caricatura Hitler, el demonio está contento
Hitler en el infierno, pero feliz con los problemas en Israel.

A pesar de la triple vacunación del 26% de su población adulta, Israel informó de un nuevo récord de casos diarios de COVID-19 (un 40% más que el pico en invierno). Dice muy poco a favor de las vacunas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.