Las raíces esotéricas del nuevo orden mundial (Carlo Maria Viganò)

28 de agosto de 2021

Durante más de un año y medio hemos sido testigos impotentes de la sucesión de hechos incongruentes a los que la mayoría de nosotros no podemos dar una justificación plausible.

La emergencia pandémica ha puesto de manifiesto en particular las contradicciones e ilógicas de las medidas que nominalmente pretenden limitar el contagio (cierres, toques de queda, cierres de actividades comerciales, limitaciones de los servicios y clases públicos, suspensión de los derechos de los ciudadanos).

Pero que a diario son desmentidas por voces en conflicto, por evidencias claras de ineficacia, por contradicciones por parte de las mismas autoridades sanitarias.

No es necesario enumerar las medidas que han tomado casi todos los gobiernos del mundo sin lograr los resultados prometidos. The Lancet afirmó que la carga viral de los vacunados con una dosis doble es 251 veces mayor que las primeras cepas del virus, a pesar de las proclamas de los líderes mundiales, comenzando por el primer ministro italiano Mario Draghi, según quien “quien se vacuna vive, quien no se vacuna muere”.

Los efectos secundarios del suero genético, inteligentemente disfrazados o deliberadamente no registrados por las autoridades sanitarias nacionales, parecen confirmar el peligro de vacunarse y las inquietantes incógnitas para la salud de los ciudadanos que pronto tendremos que afrontar.

De la ciencia al cientificismo

El arte de la medicina, que no es ciencia, sino la aplicación de principios científicos a diferentes casos cada vez, sobre una base vivencial y experimental, parece haber renunciado a su prudencia, en nombre de una emergencia que ha ascendido al nivel del sacerdocio de una religión —la religión de la ciencia, de hecho— que para serlo se ha envuelto en un dogmatismo rayano en la superstición.

Los ministros de este culto se han constituido en una casta de intocables, exentos de toda crítica aun cuando sus pretensiones sean desmentidas por la evidencia de los hechos.

Los principios de la medicina, considerados universalmente válidos hasta febrero de 2020, han dado paso a la improvisación, hasta el punto de que se aconseja vacunar en plena pandemia, imponiéndose la obligación de las máscaras aunque sean inútiles, el mandato arbitrario de distancias extrañas, la prohibición de tratamientos con fármacos eficaces y la imposición de terapias genéticas experimentales en violación de los protocolos normales de seguridad.

Y así como hay nuevos sacerdotes Covid , también hay nuevos herejes , es decir, los que rechazan la nueva religión pandémica y querer permanecer fiel al juramento hipocrático.

No pocas veces, el aura de infalibilidad que envuelve a los virólogos y otros científicos más o menos titulados no parece cuestionarse por sus conflictos de interés o por los sustanciales beneficios económicos que reciben las empresas farmacéuticas, que en condiciones normales serían escandalosas y criminales.

Lo que muchos no comprenden es la incoherencia entre los objetivos declarados y los medios que se adoptan de una manera en constante cambio para lograrlos.

En Suecia la ausencia de cierres cerrados y máscaras no dio lugar a tasas de infección más altas que en los países donde las personas han sido confinadas en sus hogares o donde se han colocado máscaras incluso en las escuelas primarias, este elemento no se considera una prueba de ineficacia. de las medidas.

Si en Israel o en Gran Bretaña la vacunación masiva ha aumentado las infecciones y las ha hecho más virulentas, su ejemplo no induce a los gobernantes de otros países a ser cautelosos en la campaña de vacunación, sino que los empuja a evaluar la naturaleza obligatoria de su administración de la vacuna. vacuna.

Aunque la ivermectina o el plasma hiperinmune resultan ser tratamientos válidos, esto no es suficiente para autorizarlos, y mucho menos recomendarlos.

Y quienes se preguntan el motivo de esta desconcertante irracionalidad acaban absteniéndose de juzgar, dando una suerte de aceptación fideísta a los pronunciamientos del Covid sacerdotes , o por el contrario, considerar a los médicos como hechiceros poco fiables.

Un solo guión bajo una sola dirección

Como dije antes, nos enfrentamos a un engaño colosal, basado en mentiras y fraudes. Este engaño parte de la premisa de que las justificaciones presentadas por las autoridades en apoyo de sus acciones son sinceras.

Más simplemente, el error consiste en creer que los gobernantes son honestos y en asumir que no nos mienten.

Por eso persistimos en encontrar justificaciones más o menos plausibles, con el único propósito de no reconocer que somos objeto de una conspiración planeada hasta el más mínimo detalle.

Y mientras tratamos de explicar racionalmente el comportamiento irracional, mientras atribuimos lógica a las acciones ilógicas de quienes nos gobiernan, la disonancia cognitiva nos lleva a cerrar los ojos a la realidad y a creer las mentiras más descaradas.

Deberíamos haber entendido – lo escribí hace algún tiempo – que el Gran Reinicio, El plan no fue el resultado de los desvaríos de algún “teórico de la conspiración”, sino la cruda evidencia de un plan criminal, concebido durante décadas y destinado a establecer una dictadura universal en la que una minoría de personas inmensamente ricas y poderosas pretende esclavizar y subyugar al conjunto. de la humanidad a la ideología globalista.

La acusación de “teoría de la conspiración” quizás podría haber tenido sentido cuando la conspiración aún no era evidente, pero hoy en día negar lo que la élite ha planeado desde la década de 1950 es injustificable.

Lo que Kalergi, los Rothschild, los Rockefeller, Klaus Schwab, Jacques Attali y Bill Gates vienen diciendo desde la Segunda Guerra Mundial ha sido publicado en libros y periódicos, comentado y recogido por organismos y fundaciones internacionales, formados precisamente por partidos y gobierno, mayorías, los Estados Unidos de Europa.

Los hombres criminales

Una vez entendido que los presentes hechos han tenido como finalidad la obtención de ciertos resultados – y consecuentemente perseguir ciertos intereses en beneficio de una parte minoritaria de la humanidad, con un daño incalculable para la mayoría – también debemos tener la honestidad de reconocer al criminal. mens [mente] de los autores de este plan.

Este diseño criminal también nos hace comprender el fraude perpetrado por la autoridad civil al presentar ciertas medidas como una respuesta ineludible a eventos impredecibles, cuando los eventos han sido artísticamente creados y magnificados con el único propósito de legitimar una revolución.

Schwab la identifica como la cuarta revolución industrial, intencionado por la élite en detrimento de toda la humanidad.

La esclavitud de la autoridad es, por otro lado, el resultado de un proceso que comenzó incluso antes, con la Revolución Francesa, y que convirtió a la clase política en sierva no de Dios (cuyo Señorío desprecia con desdén) ni del pueblo soberano (al que considera desdeñosa) desprecia y utiliza sólo para legitimarse), sino de los potentados económicos y financieros, de la oligarquía internacional de banqueros y usureros, de multinacionales y empresas farmacéuticas.

En realidad, en una inspección más cercana, todos estos sujetos pertenecen a un pequeño número de familias muy ricas conocidas.

La esclavitud igual es también evidente en los medios de comunicación: los periodistas han aceptado, sin ningún escrúpulo de conciencia, prostituirse ante los poderosos, llegando a censurar la verdad y difundir mentiras descaradas sin siquiera intentar darles apariencia de credibilidad.

Hasta el año pasado, los periodistas contaban el número de “víctimas” de Covid presentando a cualquiera que diera positivo como enfermo terminal; hoy los que mueren después de ser vacunados son siempre y solo tomados por una vaga “enfermedad”, e incluso antes de los exámenes post mortem, oficialmente deciden que no existe correlación entre la muerte de una persona y la administración del suero genético.

Tuercen la verdad con impunidad cuando no confirma su narrativa, doblándola para que se ajuste a sus propósitos.

Lo que ha estado sucediendo durante un año y medio había sido ampliamente anunciado, hasta el más mínimo detalle, por los propios creadores del Great Reset; tal y como nos dijeron las medidas que se iban a adoptar.

El 17 de febrero de 1950, al testificar ante el Senado de los Estados Unidos, el conocido banquero James Warburg dijo: “ Tendremos un gobierno mundial, te guste o no. La única pregunta que surge es si este gobierno mundial se establecerá por consenso o por la fuerza “.

Cuatro años después nació el Grupo Bilderberg, que ha contado entre sus miembros con personajes como el empresario italiano Gianni Agnelli, Henry Kissinger, Mario Monti, y el actual primer ministro italiano Mario Draghi.

En 1991, David Rockefeller escribió: “El mundo está listo para un gobierno mundial. La soberanía supranacional de una élite intelectual y los banqueros mundiales es ciertamente preferible a la autodeterminación nacional practicada en los siglos pasados “. Y agregó: “Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es la crisis global ‘correcta’ y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial “.

Hoy podemos afirmar que esta “crisis del derecho” coincide con la emergencia pandémica y con el “paso a paso” delineado desde 2010 por el documento de la Fundación Rockefeller “Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo internacional”, en el que se recogen los hechos que ahora estamos presenciando. todo anticipado.

En definitiva, han creado un falso problema para poder imponer medidas de control poblacional como aparente solución , cancelar las pequeñas y medianas empresas con encierros y el pase verde en beneficio de unos pocos grupos internacionales.

Demoler la educación imponiendo educación a distancia, reducir el costo de mano de obra y empleados con ”trabajo inteligente”, privatizar la salud pública en beneficio de las grandes farmacéuticas y permitir que los gobiernos utilicen el estado de emergencia para legislar derogando la ley e imponer las llamadas vacunas en el toda la población, haciendo que los ciudadanos sean rastreables en todos sus movimientos y sean enfermos crónicos o estériles.

Todo lo que la élite quería hacer, lo ha hecho.

Y lo incomprensible es que ante la evidencia de la premeditación de este terrible crimen de lesa humanidad, que ve a los dirigentes de casi todo el mundo como cómplices y traidores, no hay un solo magistrado que abra un expediente en su contra para esclarecer la verdad y condenar a los culpables y cómplices.

Quienes no están de acuerdo no solo son censurados sino señalados como enemigos públicos, como infectores, como no personas a las que no se les reconocen derechos.

Estado profundo e iglesia profunda

Ahora bien, ante un plan criminal sería al menos lógico denunciarlo y darlo a conocer, para luego poder desviarlo y juzgar a los culpables.

La lista de traidores debe comenzar con los jefes de gobierno, con los miembros del gabinete y funcionarios electos, para luego continuar con los virólogos y médicos corruptos, los funcionarios cómplices, los líderes de las fuerzas armadas incapaces de oponerse a la violación de la Constitución, los vendidos periodistas, los jueces cobardes y los sindicatos obsequiosos.

En esa larga lista que tal vez algún día se confeccione, también deberían figurar los líderes de la Iglesia católica, empezando por Bergoglio y no pocos de los obispos, que se han convertido en celosos ejecutores de la voluntad del príncipe contra el mandato recibido de Cristo.

Y ciertamente, en esa lista, se sabría el alcance de la conspiración y el número de conspiradores, confirmando la crisis de autoridad y la perversión del poder civil y religioso.

En resumen, se entendería que la parte corrupta de la autoridad civil, El estado profundo – y la parte corrupta de la autoridad eclesiástica – la iglesia profunda – son dos caras de la misma moneda, ambas fundamentales para el establecimiento del Nuevo Orden Mundial.

Sin embargo, para comprender esta alianza entre el poder civil y el religioso, es necesario reconocer la dimensión espiritual y escatológica del presente conflicto, enmarcándolo en el contexto de la guerra que Lucifer, desde su caída, ha librado contra Dios.

Guerra de Lucifer

Esta guerra, cuyos desenlaces se han decidido ab æterno con la inexorable derrota de Satanás y el Anticristo y la abrumadora victoria de la Mujer rodeada de estrellas, se acerca ahora a su conclusión.

Es por eso que las fuerzas de las tinieblas son tan salvajes en la actualidad, tan impacientes por cancelar el nombre de Nuestro Señor de la tierra.

No solo para destruir su presencia tangible en nuestras ciudades derribando iglesias, demoliendo cruces y suprimiendo las fiestas cristianas; pero también eliminando la memoria, cancelando la civilización cristiana, adulterando su enseñanza y degradando su culto.

Y para ello, la presencia de una Jerarquía fiel y valiente, dispuesta a sufrir el martirio para defender la fe cristiana y la doctrina moral, es ciertamente un obstáculo.

Por eso, desde la misma fase inicial del plan globalista, fue fundamental corromper a la Jerarquía en moral y doctrina, células durmientes, para privarlo de cualquier anhelo sobrenatural y hacerlo vulnerable al chantaje gracias a los escándalos financieros y sexuales; todo ello con el propósito de excluirlo y eliminarlo una vez logrado su propósito, de acuerdo con la práctica establecida.

Esta operación de infiltración comenzó a fines de la década de 1950, cuando el proyecto del Nuevo Orden Mundial estaba tomando forma.

Inició su propia obra de subversión unos años más tarde, con el Concilio Ecuménico Vaticano II, a raíz del cual la elección de Roncalli y la expulsión del cardenal Siri, el delfín de Pacelli probable sucesor como Papa, representó un motivo de entusiasmo tanto para el elemento progresista y modernista dentro de la Iglesia, como para el elemento comunista, liberal y masónico del mundo civil.

El Vaticano II representó dentro del cuerpo eclesial lo que fue el Juramento de la Cancha de Tenis de la Revolución Francesa para la sociedad civil: el comienzo de la Revolución.

Y si en muchas ocasiones he llamado la atención sobre el carácter subversivo del Concilio, hoy creo que merece atención un análisis histórico en el que hechos aparentemente inconexos adquieren una trascendencia inquietante, explicando muchas cosas.

Enlaces peligrosos

Como Michael J. Matt ha informado en un video reciente en The Remnant, hoy empezamos a juntar todas las piezas del mosaico:

Descubrimos -por la misma admisión de uno de los protagonistas- que Mons. Hélder Câmara, arzobispo de Olinda y Recife en Brasil, tuvo un encuentro en esos años con el joven Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial y teórico del Gran Reset.

Una vez que Schwab reconoció a Câmara por su oposición a la Iglesia tradicional y sus teorías revolucionarias y pauperistas, lo invitó al Foro de Davos, considerando su participación en este evento como de suma importancia en vista del proyecto del Nuevo Orden.

Sabemos que Hélder Câmara estuvo entre los organizadores del “Pacto de las Catacumbas”, que fue firmado por unos cuarenta obispos ultraprogresistas el 16 de noviembre de 1965, pocos días antes de la clausura del Concilio. Otro nuevo orden social basado en la justicia y la igualdad. Y no nos sorprende saber que entre los firmantes también estaba Mons. Enrique Angelelli, obispo auxiliar de Córdoba en Argentina, “[un] punto de referencia para el entonces padre Jorge Mario Bergoglio”.

El propio Bergoglio declaró desde el comienzo de su pontificado que estaba de acuerdo con las exigencias del Pacto de las Catacumbas. El 20 de octubre de 2019, durante el Sínodo sobre la Amazonía, se repitió la celebración del pacto entre los conspiradores en las Catacumbas de Santa Domitilla, confirmando que el plan iniciado en el Concejo había encontrado cumplimiento precisamente en Jorge Mario Bergoglio.

Lejos de distanciarse de los ultraprogresistas que lo apoyan y que determinaron su elección en el último Cónclave, Bergoglio nunca pierde la oportunidad de dar prueba de su perfecta coherencia con el plan del Nuevo Orden Mundial.

Comenzando por la colaboración de las comisiones vaticanas y dicasterios con ambientalismo de matriz malthusiana y su participación en el Consejo por el Capitalismo Inclusivo, una alianza global con los Rothschild, la Fundación Rockefeller y grandes bancos.

Entonces, por un lado tenemos a David Rockefeller con la Comisión Trilateral, y por el otro tenemos a Klaus Schwab, quien está relacionado por matrimonio con los Rothschild, con el Foro Económico Mundial, y ambos están armados brazo con la cabeza de la Iglesia Católica para establecer el Nuevo Orden por medio del Gran Reinicio, como se ha planeado desde la década de 1950.

El plan mundial de despoblación

Entre los asociados de este pactum sceleris hay que contar también algunos miembros de la Pontificia Academia para la Vida, cuya estructura organizativa fue recientemente volcada por el propio Bergoglio al destituir a los miembros más fieles al Magisterio, sustituyéndolos por partidarios de la despoblación, anticoncepción y aborto.

No debería sorprendernos el apoyo de la Santa Sede a las vacunas: en junio de 2011, el Soberano Independiente publicó el titular en su portada: “Despoblación por vacunación forzosa: ¡La solución de carbono cero!”.

Junto al titular, una fotografía de Bill Gates iba acompañada de una cita suya: “El mundo de hoy tiene 6.800 millones de personas. Eso se dirige a unos 9 mil millones. Ahora, si hacemos un gran trabajo con las nuevas vacunas, la atención médica y los servicios reproductivos [aborto y anticoncepción], lo reducimos quizás en un 10 o 15 por ciento”.

Esto es lo que dijo Bill Gates hace once años.

Hoy es uno de los accionistas del grupo Black Rock que financia a las empresas farmacéuticas que producen las vacunas, uno de los principales patrocinadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y también de una miríada de entidades públicas y privadas vinculadas a la salud.

A su lado encontramos curiosamente a George Soros, el “filántropo” de la Open Society , que junto a la Fundación Bill y Melinda Gates recientemente invertido en una empresa británica que produce hisopos para pruebas de Covid.

Economía de la Santa Sede

Y ya que hablamos de cuestiones económicas, me gustaría recordar que la Santa Sede ha tenido acciones por valor de unos 20 millones de euros en dos empresas farmacéuticas que han producido un medicamento anticonceptivo.

Y más recientemente invirtió en un fondo que garantizaba beneficios muy elevados en caso de crisis geopolítica o pandémica gracias a la especulación con las divisas internacionales.

El fondo “Geo-Risk” gestionado por el banco de inversión Merrill Lynch, que tuvo que cerrarlo por sus disparados rendimientos tras los primeros meses de la pandemia.

Otro capital, proveniente de la colección “Peter’s Pence”, se había utilizado para financiar varias otras iniciativas, incluso colaborando con el empresario italiano Lapo Elkann, cuyos esfuerzos incluyen a Rocketman, la película autobiográfica de Elton John.

Por no hablar de las especulaciones inmobiliarias y la compra del edificio londinense en el 60 de Sloane Avenue del que nos ha informado ampliamente la cobertura de noticias, una compra que sé, de una fuente confiable, fue decidida por el propio Bergoglio.

Y luego está China: siempre en nombre de la “coherencia” y de la “iglesia de los pobres para los pobres” que tanto ama Bergoglio.

Hay quienes creen que el Acuerdo secreto preparado por los jesuitas y el excardenal Theodore McCarrick pudo haber obtenido fondos sustanciales del régimen comunista en Beijing a cambio del silencio del Vaticano sobre la persecución de los católicos y la violación de los derechos humanos.

Interferencia de estado profundo

Ha habido múltiples ejemplos de interferencia del estado profundo en la vida de la Iglesia. No podemos olvidar los correos electrónicos de John Podesta y Hillary Clinton, que muestran la intención de expulsar a Benedicto XVI del papado y así iniciar una nueva “primavera de la Iglesia”.

Eso sería progresista y globalista, que luego se concretó con la dimisión de Benedicto y la elección del argentino. Tampoco podemos pasar por alto la injerencia de entidades e instituciones que no son nada cercanas a la religión, como los B’nai B’rith, al dictar la dirección de la “renovación” de la Iglesia después del Concilio Vaticano II y, sobre todo, bajo este Pontificado.

Finalmente, conviene recordar, por un lado, las desdeñosas negativas a conceder audiencias a personalidades políticas e institucionales conservadoras, y por otro, los apasionados y sonrientes encuentros con líderes de izquierda y del progresismo.

Junto con expresiones de entusiasta satisfacción con motivo de su elección donde la red de relaciones sociales y políticas constituye una especie de masonería progresista y asegura carreras deslumbrantes para los llamados “católicos adultos”, aquellos que usan el nombre “cristiano” sin comportarse de manera coherente con la fe y la moral cristianas en su servicio de los asuntos públicos: Joe Biden y Nancy Pelosi; Romano Prodi, Mario Monti, Giuseppe Conte y Mario Draghi; por nombrar solo algunos.

Como podemos ver, la cooperación entre el Estado profundo y la Iglesia profunda es de larga data y ahora ha producido los resultados esperados por sus partidarios, con un daño muy grave tanto para el Estado como para la religión.

El cierre de iglesias a principios de 2020, incluso antes de que las autoridades civiles impusieran los cierres; la prohibición de la celebración de misas y la administración de los sacramentos durante la emergencia pandémica; la grotesca ceremonia realizada el 27 de marzo de 2020 en la Plaza de San Pedro; la insistencia en las vacunas y su promoción como moralmente legítima a pesar de haber sido producidas con líneas celulares originadas en fetos abortados.

El Green Pass

Las declaraciones de Bergoglio de que el suero genético representa un ”deber moral” para todo cristiano; la introducción del “ Green Pass” Pasaporte sanitario en el Vaticano y más recientemente en las escuelas católicas y en algunos seminarios; que la Santa Sede prohíbe a los obispos anunciar que están en contra de la obligación de vacunación, prontamente respaldada por ciertas Conferencias Episcopales: todos estos son elementos que demuestran la subordinación de la iglesia profunda a las órdenes del estado profundo, y la forma en que la iglesia bergogliana es una parte integral del plan globalista.

Si combinamos todo esto con el culto idólatra de la pachamama justo debajo de los arcos de la Basílica de San Pedro; la insistencia en el ecumenismo, el pacifismo y el pauperismo irenista, el respaldo de la ética situacional y la legitimación sustancial del adulterio y el concubinato en Amoris Laetitia; la declaración de que la pena de muerte es moralmente ilícita; el respaldo de políticos de izquierda, líderes revolucionarios y activistas del aborto; las palabras de entendimiento para temas LGBT, homosexuales y transexuales;

El silencio sobre la legitimación de las uniones homosexuales y el silencio aún más desconcertante sobre la bendición de parejas sodomíticas por parte de obispos y sacerdotes alemanes.

Y la prohibición de la misa tridentina con la abolición del Motu Proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI, nos damos cuenta de que Jorge Mario Bergoglio está cumpliendo la tarea que le encomendó la élite globalista.

Esta quiere que sea el liquidador de la Iglesia católica y el fundador de una secta filantrópica y ecuménica de inspiración masónica que pretende constituir la Religión Universal en apoyo del Nuevo Orden.

Ya sea que esta acción se lleve a cabo con plena conciencia, por miedo o bajo chantaje, nada resta a la gravedad de lo que está sucediendo, ni a la responsabilidad moral de quienes la promueven.

La matriz luciferina del Nuevo Orden Mundial

En este punto, es necesario aclarar qué se entiende por “Nuevo Orden Mundial”, o más bien qué quieren decir sus creadores, independientemente de lo que digan públicamente.

Porque por un lado, es cierto que hay un proyecto, que ciertas personas lo concibieron y se encargan de llevarlo a cabo; pero por otro lado también es cierto que los principios inspiradores del proyecto no siempre se dan a conocer, o al menos no se puede admitir abiertamente que estén estrechamente relacionados con lo que está sucediendo hoy, ya que tal admisión suscitaría oposición incluso de quienes son los más pacíficos y moderados.

Una cosa es imponer el “Pase Verde” con la excusa de la pandemia; pero otra muy distinta es reconocer que la finalidad del pasaporte es acostumbrarnos a que nos rastreen; y otro más para decir que este control total es el “marca de la Bestia” de la que habla el Libro del Apocalipsis (Ap 13, 16-18).

El lector me perdonará si, para demostrar mi argumento, debo recurrir a citas de tal gravedad y maldad que despiertan desconcierto y horror.

Pero esto es necesario si queremos comprender cuáles son las verdaderas intenciones de los arquitectos de este libro, la trama realmente es, y la verdadera naturaleza de la batalla de época que están librando contra Cristo y Su Iglesia.

Albert Pike, Eliphas Levi, Helena. Blavatsky, Alice Ann Bailey

Para comprender las raíces esotéricas del pensamiento que se encuentra en la base de las Naciones Unidas, una vez anhelado por el activista político italiano del siglo XIX Giuseppe Mazzini, no podemos dejar de considerar personajes como Albert Pike, Eliphas Levi, Helena. Blavatsky, Alice Ann Bailey u otros discípulos de sectas luciferinas. Sus escritos, publicados desde finales del siglo XIX, son bastante reveladores.

Albert Pike, amigo de Mazzini y compañero masón, pronunció un discurso en 1889 en Francia a los más altos niveles de la masonería. Luego fue reimpreso el 19 de enero de 1935 por la revista inglesa The Freemason. Pike declaró:

Lo que debemos decirle a la multitud es, adoramos a un dios, pero es el dios que uno adora sin superstición […]. La religión masónica debería ser mantenida en la pureza de la doctrina luciferina por todos nosotros que somos iniciados de los más altos grados. Si Lucifer no fuera Dios, ¿Adonay [sic] [el Dios de los cristianos] cuyas acciones prueban su crueldad, perfidia y odio al hombre, barbarie y repulsión de la ciencia, lo calumniarían Adonay y su sacerdote?

“Sí, Lucifer es Dios y, lamentablemente, Adonay también es Dios.

Porque la ley eterna es que no hay luz sin sombra, no hay belleza sin fealdad, no hay blanco sin negro, porque lo absoluto sólo puede existir como dos dioses: la oscuridad es necesaria para que la luz sirva como su contraste, ya que el pedestal es necesario para el estatua, y el freno a la locomotora …

la doctrina del satanismo es una herejía; y la religión filosófica pura y verdadera es la creencia en Lucifer, el igual de Adonay; pero Lucifer, Dios de la Luz y Dios del Bien, está luchando por la humanidad contra Adonay, el Dios de las Tinieblas y el Mal.

Esta profesión de fe en la divinidad de Satanás no es solo una admisión de quién es el verdadero Gran Arquitecto que adora la masonería, sino también un proyecto político blasfemo que atraviesa el ecumenismo del Vaticano II, cuyo primer teórico fue la masonería:

El cristiano, el judío, el musulmán, el budista, el seguidor de Confucio y Zoroastro pueden unirse como hermanos y unirse en oración al único dios que está por encima de todos los demás dioses” (cf. Albert Pike, Morals and Dogma, ed. Bastogi, Foggia 1984, vol. VI, p. 153).

Y la identidad del ”único dios que está por encima de todos los demás dioses” ha sido bien explicada en la cita anterior.

En otra carta, Pike le escribió a Mazzini:

Desencadenaremos a los nihilistas y ateos y provocaremos un formidable cataclismo social que demostrará claramente a las naciones, en todo su horror, el efecto del ateísmo absoluto, origen de la barbarie y la subversión sangrienta.

Entonces los ciudadanos de todas partes, obligados a defenderse de una minoría mundial de revolucionarios, […] recibirán la verdadera luz a través de la manifestación universal de la pura doctrina de Lucifer, finalmente revelada a la vista del público; una manifestación que será seguida por la destrucción del cristianismo y también del ateísmo, que será conquistado y aplastado al mismo tiempo. (cf. Carta del 15 de agosto de 1871 a Giuseppe Mazzini, Biblioteca del Museo Británico, Londres).

No pasará desapercibido que la “ gran herejía de la separatividad ” suena curiosamente en concordancia con el ecumenismo condenado por Pío XI en su Encíclica Mortalium Animos.

Un ecumenismo que fue adoptado por la Declaración Dignitatis Humanae y recientemente fusionado con la doctrina de la “ inclusividad ” formulado por quienes permitieron que se ofreciera el culto idólatra a la pachamama en la Basílica de San Pedro.

Es claro que el término “separatividad” pretende designar en clave negativa la necesaria separación entre el bien y el mal, entre lo verdadero y lo falso, entre lo correcto y lo incorrecto que constituye el criterio del juicio moral de la conducta humana. “Inclusividad” Se opone a esta distinción, dejándose deliberadamente contaminar por el mal para adulterar el bien, equiparando lo verdadero y lo falso para corromper al primero y dar legitimidad al segundo.

Las raíces ideológicas compartidas del ecumenismo

Si uno no comprende que las raíces ideológicas del ecumenismo están intrínsecamente ligadas al esoterismo luciferino masónico, no podrá captar la conexión que vincula las desviaciones doctrinales del Vaticano II con el plan del Nuevo Orden Mundial.

La revolución de 1968 fue un triste ejemplo de esas ambiciones pacifistas y ecumenistas, en las que la “Era de Acuario” fue celebrada por el musical Hair (1969) y luego por John Lennon con Imagine (1971):

Imagina que no hay cielo. Es fácil si lo intentas.
Ningún infierno bajo nosotros. Sobre nosotros sólo el cielo.
Imagina a todas las personas viviendo por hoy.
Imagina que no hay países. No es difícil de hacer.
Nada por lo que matar o morir, y tampoco religión.
Imagina toda la gente viviendo la vida en paz.
Podrás decir que soy un soñador pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros y el mundo sea uno.
Imagina no poseciones. Me pregunto si puedes.
No hay necesidad de codicia o hambre, una hermandad de hombres.
Imagina a toda la gente, compartiendo todo el mundo.

Este manifiesto del nihilismo masónico puede considerarse el himno del globalismo y la nueva religión universal.

Nihilismo

No es casualidad que se haya utilizado como tema principal de los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres y, más recientemente, de los de Tokio.

Un alma que no se extravía solo puede sentir horror ante estas palabras blasfemas. Lo mismo ocurre con las palabras de la no menos blasfema canción God (1970) de Lennon :

Dios es un concepto por el cual medimos nuestro dolor. […]
Solo creo en mí.

Entiendo que para muchos es angustioso aceptar que la Jerarquía se haya dejado engañar por sus enemigos, haciendo suyas sus peticiones en cuestiones que tocan el alma misma de la Iglesia.

Es cierto que hubo prelados masónicos que lograron introducir sus ideas en el Concilio disfrazándolas, pero con plena conciencia de que conducirían inexorablemente a la realización de esa demolición de la religión que es la premisa para el establecimiento de la Nueva Era. – la Era de Acuario – en la que Nuestro Señor es desterrado de la sociedad para recibir al Anticristo.

Se comprende entonces la indulgencia guiñada que muchas personalidades católicas han dado a la masonería -me refiero a los cardenales Martini y Ravasi, entre muchos- y su oposición a las excomuniones que los Papas renovaron contra la secta. kathèkon [“el que refrena” (cfr. 2 Tes. 6: 7)] para ser eliminado.

Ratzinger

También hay que recordar, con cierta vergüenza, que ciertas declaraciones de Ratzinger sugieren un intento de “cristianizar” el proyecto globalista, sin condenarlo como anticristiano y anticristiano:

¡Deja que el Niño de Belén te tome de la mano! No temas; ¡confía en él! El poder vivificante de su luz es un incentivo para construir un nuevo orden mundial.

Estas palabras, lamentablemente, confirman la falacia del pensamiento hegeliano, que influyó en el profesor desde Tubinga hasta el Trono.

Ciertamente, el hecho de que el Pontífice no tomara una posición le permitió ser considerado de alguna manera un aliado del plan globalista, si el presidente italiano Giorgio Napolitano pudo afirmar en su discurso de fin de año de 2006 al pueblo italiano:

“Hay armonía entre El Papa Benedicto y yo, apoyamos un Nuevo Orden Mundial ”(31 de diciembre de 2006).

Por otro lado, el proceso hegeliano de tesis-antítesis-síntesis se hace eco del lema de la alquimia, Solve et Coagula, que fue adoptado por la masonería y por el esoterismo luciferino.

Es el lema que aparece en los brazos de Baphomet, el ídolo infernal adorado por los más altos niveles de la secta masónica, como lo admiten sus miembros más autorizados.

En su ensayo Lucifer Rising, Philip Jones especifica que la dialéctica hegeliana “combina una forma de cristianismo como tesis con un espiritualismo pagano como antítesis, con el resultado de una síntesis muy similar a las religiones misteriosas babilónicas”.

El panteísmo globalista de Theilard de Chardin

El ecumenismo es uno de los temas clave del pensamiento globalista. Esto lo confirma Robert Muller, quien fue el Subsecretario General de las Naciones Unidas: ”

Debemos avanzar lo más rápido posible hacia un gobierno mundial, una religión mundial y un líder mundial único“.

Antes que él, uno de los defensores de la Sociedad de Naciones, Arthur Balfour, creó la ” Sociedad Sintética “, que tenía como propósito la creación de la “religión mundial”.

El propio Pierre Theilard de Chardin, hereje jesuita condenado por el Santo Oficio y hoy célebre teólogo del progresismo, consideró a las Naciones Unidas como “la encarnación institucional progresista de su filosofía”, expresando su esperanza de que “una convergencia general de las religiones en un Cristo universal que las cumple todas …

Me parece la única conversión posible del mundo, y la única forma en que se puede concebir una religión del futuro ”para“ reducir la brecha entre el panteísmo y el cristianismo extrayendo lo que podría llamarse el alma cristiana del panteísmo o el aspecto panteísta del cristianismo“.

Pachamama

No pasará desapercibido que la pachamama y la atribución de connotaciones marianas a la Madre Tierra convierte estos conceptos de Theilard de Chardin en una inquietante realidad.

Y eso no es todo: Robert Muller, el teórico del gobierno mundial que también es discípulo de la teósofa Alice A. Bailey, declara: “ Teilhard de Chardin influyó en su compañero[el padre jesuita Emmanuel Saguez de Breuvery, quien ocupó cargos importantes en la ONU, quien a su vez inspiró a sus colegas, quienes a su vez iniciaron un rico proceso de pensamiento global y de largo plazo dentro de Naciones Unidas, que ha afectado a muchas naciones. y personas de todo el mundo. Teilhard me influenció profundamente“.

En su libro The Future of Man , Theilard escribe: ”Incluso si su forma aún no es visible, mañana la humanidad se despertará en un mundo panorganizado“. Muller fue el fundador del World Core Curriculum, que tenía como objetivo ”orientar a nuestros hijos hacia la ciudadanía global, las creencias centradas en la tierra, los valores socialistas y la mentalidad colectiva, que se están convirtiendo en un requisito para la fuerza laboral del siglo XXI ” (Revista New Man ).

Alice Bailey

Y si afirma con orgullo a Alice A. Bailey entre sus inspiradoras, descubrimos que fue discípula del Movimiento Teosófico fundado por Helena Blavatsky, una declarada luciferina. Para comprender correctamente el personaje de Blavatsky, aquí hay algunas citas de sus escritos:

Lucifer representa Vida, Pensamiento, Progreso, Civilización, Libertad, Independencia… Lucifer es el Logos, la Serpiente, el Salvador.

Y, casi anticipando la pachamama :

La Virgen Celestial se convierte así, al mismo tiempo, en Madre de Dioses y Demonios, porque es la Divinidad siempre amorosa y benéfica … Pero en la antigüedad y en realidad el nombre [de este dios] es Lucifer. Lucifer es la Luz divina y terrenal, tanto el Espíritu Santo como Satanás al mismo tiempo”.

Y por último pero no menos importante:

Satanás es el dios de nuestro planeta y el único dios.”

Fue Alice A. Bailey quien fundó Lucifer Publishing Company, que ahora se conoce como Lucis Publishing Company, estrechamente relacionada con Lucis Trust , anteriormente Lucifer Trust , reconocida como una ONG por las Naciones Unidas.

Si a este montón de divagaciones infernales le sumamos las palabras de David Spangler, Director del Proyecto de Iniciativa Planetaria de las Naciones Unidas, nos daremos cuenta de lo terrible que es la amenaza que se cierne sobre todos nosotros:

Nadie será parte del Nuevo Orden Mundial a menos que lleve a cabo un acto de adoración a Lucifer. Nadie entrará en la Nueva Era a menos que reciba una iniciación luciferina (Reflexiones sobre el Cristo, Findhorn, 1978).

Alice A. Bailey escribe sobre la Nueva Era:

Los logros de la ciencia, las conquistas de naciones y las conquistas de territorios son todos indicativos del método de la Era de Piscis [la era de Cristo], con su idealismo, su militancia y su separatividad en todos los campos: religioso, político, y económico. Pero la era de la síntesis, la inclusión y la comprensión está sobre nosotros, y la nueva educación de la Era de Acuario [la era del Anticristo] debe comenzar a penetrar muy delicadamente en el aura humana.

Hoy vemos cómo los métodos de enseñanza teorizados por Muller en el World Core Curriculum han sido adoptados por casi todas las naciones, incluida la ideología LGBT, la teoría de género y todas las demás formas de adoctrinamiento.

Así lo confirma el exdirector de la OMS, Dr. Brock Chisolm, al explicar lo que la política educativa de la ONU le gustaría lograr:

Para lograr un gobierno mundial, es necesario quitar de la mente de los hombres su individualismo, la fidelidad a las tradiciones familiares, el patriotismo nacional y los dogmas religiosos (cf. Christian World Report, Marzo 1991, Vol. 3).

He aquí una vez más el fil rouge que une no solo a Klaus Schwab con Hélder Câmara, sino también a Robert Muller y Alice A. Bailey a Pierre Theilard de Chardin y Emmanuel Saguez de Breuvery, siempre en clave globalista y bajo la nefasta inspiración luciferina.

Un análisis en profundidad de estos inquietantes aspectos permitirá arrojar luz sobre la verdad y revelar la complicidad y traiciones de no pocos eclesiásticos esclavizados por el enemigo.

Nuestra respuesta a la crisis de autoridad

La corrupción de la autoridad es tal que es muy difícil, al menos en términos humanos, plantear la hipótesis de una salida pacífica. A lo largo de la historia, los regímenes totalitarios han sido derrocados por la fuerza.

Es difícil pensar que la dictadura de la salud que se ha instaurado en los últimos meses se pueda combatir de manera diferente, ya que todos los poderes del Estado, todos los medios de información, todas las instituciones públicas y privadas internacionales, todas las económicas y financieras. los potentados son cómplices de este crimen.

Ante este sombrío escenario de corrupción y conflicto de intereses, es indispensable que todos aquellos que no están subordinados al plan globalista se unan en un frente compacto y cohesionado, para defender sus derechos naturales y religiosos, su propia salud y la de sus seres queridos, su libertad y sus bienes.

Donde la autoridad falla en sus deberes y de hecho traiciona el propósito para el cual ha sido establecida, la desobediencia no solo es legal sino obligatoria: desobediencia no violenta, al menos por ahora, pero decidida y valiente.

Desobediencia a los dictados ilegítimos y tiránicos de la autoridad eclesiástica, dondequiera que se muestre cómplice del plan infernal del Nuevo Orden Mundial.

Arzobispo Carlo Maria Viganò

Conclusión

Permítanme concluir esta reflexión con un breve pensamiento espiritual.

Todo lo que sabemos, descubrimos y entendemos sobre la conspiración global que se desarrolla actualmente nos muestra una tremenda realidad que también es al mismo tiempo nítida y claramente definida:

Hay dos lados, el lado de Dios y el lado de Satanás, el lado de los hijos de la luz y del lado de los hijos de las tinieblas.

No es posible reconciliarse con el enemigo, ni servir a dos amos (Mt 6, 24). Las palabras de Nuestro Señor deben quedar grabadas en nuestra mente: “ El que no está conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”(Mt 12:30).

Esperar construir un gobierno mundial en el que el reinado divino de Jesucristo sea ilegal es una locura y una blasfemia, y nadie que tenga un plan así tendrá éxito jamás.

El reino de Cristo

Donde reina Cristo, reinan la paz, la armonía y la justicia; donde no reina Cristo, Satanás es un tirano.

¡Consideremos esto bien, siempre que tengamos que elegir si hacemos acuerdos con el adversario en nombre de una falsa convivencia pacífica!

Y que también lo consideren bien aquellos prelados y dirigentes civiles que piensan que su complicidad solo afecta a temas económicos o de salud, pretendiendo no saber qué hay detrás de todo esto.

Acudamos a Cristo, Cristo Rey de corazones, familias, sociedades y naciones. Proclamémoslo como Nuestro Rey y María Santísima como Nuestra Reina.

Solo de esta manera se podrá derrotar el malvado proyecto del Nuevo Orden Mundial. Solo así la Santa Iglesia podrá purificarse de traidores y renegados. Y que Dios escuche nuestra oración.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.