Olla podrida

La olla podrida es una receta española de, al menos el siglo XVI, cuyo nombre no hicieron famoso los españoles, claro que no, sino los franceses. La traducción literal es pot pourri. Y de ahí el famoso popurrí con que volvimos a adoptar aquello como si fuese foráneo.

La olla podrida es una mezcla de alimentos tanto vegetales como animales, sin límite ni orden, normalmente propia de invierno, dado lo calórica que resulta. Un famoso periodista español explicaba cómo había sido una olla podrida que comió con unos colegas en Madrid y sirva como ejemplo de lo que pueden sus ingredientes: base de manitas de cerdo, morros de ternera, nabos, zanahorias, vinagreta. Ocas, gallinas y patos, con escolta de frijoles blancos salteados en grasa de oca. Pierna de vaca y su riñonada, garbanzos y otras menudencias. Codillo, chorizos, tocino… con col para compensar. Faisán, perdices, palomas y codornices. Y el postre, claro, más el vino y los licores reglamentarios.

Lo que no se sabe con exactitud es la causa de llamar «podrida» a algo que normalmente lleva alimentos suculentos. Hay quienes piensan que, en ocasiones, al empezar la cocción, y dependiendo de los alimentos seleccionados, hacen que aquello no huela demasiado bien. No está claro el origen. Pero de podrida, nada.

Mi olla podrida

Ya se dan una idea de por qué se conoce como popurrí (insisto, españolización de lo que franceses tradujeron como pot pourri) una mezcla sin ton ni son de cosas que se cuecen juntas.

Yo tengo a veces dibujos, memes, que no sé dónde poner en el blog. O bien están fuera de tiempo, ya que el asunto que tocan pasó de moda, o bien no da para escribir nada, ya que sólo es un mero dibujo por capricho,…

En fin, que voy metiendo todo aquí, sin orden ni concierto, y hago mi propia olla podrida.

Florero mustio

Este florero está realmente mustio. Sale caro y cada día más mustio. ¿Andandará?

Mascarilladictos

La mascarilla deja de ser obligatoria en interiores. Menudo disgusto para los adictos.

Sólo Dios lo sabe

Cuando empecé a dibujar no era yo. Luego, fui cambiando cosas y terminó por ser un casi autorretrato.

¿Ha vuelto racializado?

Vi una foto del actor de una nueva serie de Netflix y no pude evitar verlo en un sello de correos.

Forges fake

la Agenda Vente y Trinca, que diría el Forges
Forges apócrifo. O fake, como se dice ahora.

El suicidio de Montesquieu

La fiscalía ¿de quién depende? Pues ya está.
Cuando Montesquieu se enteró de lo de Dolores Delgado, resucitó sólo para poder suicidarse.

No es de nadie, dijo la payasa

Carmen Calvo, caricatura
Carmen Calvo: «el dinero público no es de nadie»