¿Sabías que…

…la familia real británica se cambió el apellido durante la I Guerra Mundial? Eso ocurrió porque son de origen alemán y quedaba feo que el país en que reinan estuviese en guerra con su país de origen.

Isabel II, kaiser de Inglaterra

El príncipe alemán Ernesto Augusto de Hannover se casó con una nieta de Jacobo I de Inglaterra. Jorge I, hijo de ambos, empezó a reinar en Gran Bretaña en 1714. El apellido ya era Brunswick-Hannover, pero es que años después, la famosa reina Victoria se casó con el príncipe alemán Alberto, de otro linaje distinto. Y entonces ya hubo que añadir a los anteriores los de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Cuando estalló la Gran Guerra, la de 1914, y se enfrentaron -entre otros muchos- Inglaterra y Alemania, el rey inglés Jorge V pensó que quedaban aquellos apellidos inconvenientemente germanos. Y de un plumazo pasaron a llamarse Windsor, que es el lugar donde se ubicaba el castillo real y quedaba mucho más inglés.