Mons Vesuvius qui non longe

Qué hermoso es el Vesubio, y qué maligno de forma periódica. La última vez que erupcionó fue en 1944.

Mons Vesuvius, qui non longe» (El monte Vesubio, que no está lejos).

Y qué cerca está, demasiado cerca. Eso me pareció cuando estuve en Nápoles y Pompeya.