Toc toc

No, no era un tastorno obsesivo compulsivo. Era un llamador antiguo.

Y pese a ser antiguo, era un llamador digital. Toc toc.

Más que digital. De hecho, la mano tiene hasta cinco dedos. Cinco veces digital. Toc toc.

Lo vi en un pueblo de la Axarquía, en Málaga.