Negacionistas

Negacionistas. Desde el principio de esta farsa/estafa/negocio/genocidio que es la plandemia, surgieron multitud de voces alertando e informando de la realidad.

No son voces cualesquiera, hay premios Nobel, médicos, virólogos, biólogos, epidemiólogos,… podían dar al traste con el plan, por lo que que hubo que descalificarlos, humillarlos, acallarlos, insultarlos, ocultarlos, y los tildaron de «negacionistas«, como a todo el que piense diferente.

No los verás en televisión

Ni en televisión, ni oirás por radio, ni leerás en periódicos. Al menos en los llamados oficialistas, es decir, los que reciben dinero público (gobierno) o privado (farmacéuticas) para «informar» de lo que deben informar, y todos igualitos.

Tampoco en redes sociales mayoritarias

Tampoco los encontrarás en redes sociales censuradas, que son las mayoritarias (Facebook, Twitter, Instagram, Youtube…)

Entonces ¿no hay forma de escucharles u oírles? ¡Claro que sí! Pero hay que buscarlos. Están en buscadores sin censuras como Duck Duck Go, en canales de Telegram, en plataformas como Bitchute, Rumble y Odysee. Hay más, pero estas son algunas.

Estos son algunos

En cuanto a sus nombres, para buscarlos, hay una lista de médicos que dicen la verdad, pese a su poner un gran costo para ellos, tanto a nivel de su honor, como profesional, económico e incluso legal.

  • Dr. Michael Yeadon (exvicepresidente de Pfizer)
  • Dr. Robert Malone (inventor de las vacunas mRNA)
  • Dr. Peter McCullough (más publicado en CV)
  • Dr. Vladimir Zelenko (Candidato a premio Nobel)
  • Dr. Kary Mullis (inventor del PCR/premio Nobel)
  • Dr. Rima Laibow
  • Dr. Naomi Wolf
  • Dr. David Martin
  • Dr. Luc Montainger (premio Nobel/descubridor virus del SIDA)
  • Dr. Roger Hodkinson
  • Dr. Geert Vanden Bossche
  • Dr. Sherri Tenpenny
  • Dr. Judy Mitkovitz
  • Dr. Carrie Madej
  • Dr. Vernon Coleman («el viejo de la silla»)
  • Dr. Ben Tapper
  • Dr. Michael Lake
  • Dr. Christiane Northrop
  • Dr. Simone Gold
  • Dr. Sean Brooks
  • Dr. Shiva Ayyadurai
  • Dr. Jane Ruby
  • Dr. Ryan Cole
  • Dr. Kevin Stillwagon
  • Dr. Afzal Niaz
  • Dr. Rashid A.Buttar
  • Dr. Paul Thomas
  • Dr. Vanessa Passov
  • Dr. Jessica Rose
  • Dr. Christopher Rake
  • Dr. Charles Hoffe
  • Dr. Mark Mcdonald
  • Dr. Jeff Barke
  • Dr. Andrew Kaufman
  • Dr. Manuel Alonso
  • Dr. Amir Shahar
  • Dr. Patrick Phillips
  • Dr. Bryan Ardis
  • Dr. Franc Zalewski
  • Dr. Daniel Griffin
  • Dr. Zandra Botha
  • Dr. Rochagné Kilian
  • Dr. Joseph Mercola
  • Dr. James Lyons-Weiler
  • Dr. Henry Ealy
  • Dr. Jay Bhattacharya
  • Dr. Michael Palmer
  • Dr. Eddy Bettermann MD
  • Dr. Harvey Risch
  • Dr. Steven Hotze
  • Dr. Dan Stock
  • Dr. Sam Duby
  • Dr. Francis Christian
  • Dr. Chris Milburn
  • Dr. John Carpay
  • Dr. Richard Fleming
  • Dr. Gina Gold
  • Dr. Kevin Corbett
  • Dr. Michael Mcdowell
  • Dr. John Witcher
  • Dr. Jim Meehan
  • Dr. Chris Shaw
  • Dr. Anne McCloskey
  • Dr. Reiner Fuellmich
  • Dr. Christiana Parks
  • Dr. Robert Young
  • Dr. Amandha Vollmer
  • Dr. Judy Wilyman
  • Dr. Michael McConville
  • Dr. Stella Immanuel
  • Dr. James Nellenschwander
  • Dr. Julie Ponesse
  • Dr. Sucharit Bhakdi
  • Dr. Paul Cottrell
  • Dr. Lee Merritt
  • Dr. Rochagne Killian
  • Dr. Larry Palevsky
  • Dr. Natalia Prego Cancelo
  • Dr. Hilde de Smet
  • Dr. Elizabeth Evans
  • Dr. Brian Hooker
  • Dr. Joel Hirschhorn
  • Dr. R. Zac Cox
  • Dr. Mohammed Adil
  • Dr. Ralph ER Sundberg
  • Dr. Johan Denis
  • Dr. Daniel Cullum
  • Dr. Anne Fierlafijin
  • Dr. Kevin Corbett
  • Dr. Pior Rubis
  • Dr. Pascal Sacre
  • Dr. Nicole Delepine
  • Dr. Lorraine Day
  • Dr. Yoav Yehezkelli
  • Dr. Nour De San
  • Dr. Kelly Brogan
  • Dr. Hervé Seligmann
  • Dr. Annie Bukacek
  • Dr. Mark Brody
  • Dr. Steven LaTulippe
  • Dr. Mark Trozzi
  • Dr. Scott Jensen
  • Dr. Byram W. Bridle
  • Dr. Andrew Wakefield
  • Dr. Larry Palevsky
  • Dr. Dan Erickson
  • Dr. James Todaro
  • Dr. Joe Lapado
  • Dr. Richard Bartlett
  • Dr. Ben Edwards
  • Dr. Pierre Kory
  • Dr. Heather Gessling
  • Dr. Bryan Tyson
  • Dr. Richard Urso
  • Dr. John Littell
  • Dr. Scott Jensen
  • Dr. Ben Carson
  • Dr. Peter Schirmacher
  • Dr. Zandra Botha
  • Dr. Pamela Popper
  • Dr. Theresa Long
  • Dr. Nancy Burks
  • Dr. Russel Blaylock
  • Dr. Shiv Chopra
  • Dr. Suzanne Humphries
  • Dr. Tori Bark
  • Dr. Meryl Nass
  • Dr. Raymond Obamsawin
  • Dr. Ghislaine Lanctot
  • Dr. Robert Rowen
  • Dr. David Ayoub
  • Dr. Boyd Hailey
  • Dr. Roby Mitchell
  • Dr. Ken Stoller
  • Dr. Mayer Eiesenstien
  • Dr. Frank Engley
  • Dr. David Davis
  • Dr. Tetyana Obukhanych
  • Dr. Harold Butram
  • Dr. Kelly Brogan
  • Dr. RC Tent
  • Dr. Rebecca Carley
  • Dr. Andrew Moulden
  • Dr. Jack Wolfson
  • Dr. Michael Elice
  • Dr. Terry Wahls
  • Dr. Paul Thomas
  • Dr. Stephanie Seneff
  • Dr. Richard Moskowitz
  • Dr. Jane Orient
  • Dr. Richard Deth
  • Dr. Lucija Tomljenovic
  • Dr. Chris Shaw
  • Dr. Susan McCreadie
  • Dr. May Ann Block
  • Dr. David Brownstein
  • Dr. Jayne Donegan
  • Dr. Troy Ross
  • Dr. Phillip Incao
  • Dr. Robert Mendelson
  • Dr. Theressa Deisher
  • Dr. Sam Eggertsen
  • Dr. Peter Doshi
  • Dr. Shankara Chetty
  • Dr. Elizabeth Eads
  • Dr. Kurt Malhom
  • Dr. Carolyn Bosack
  • Dr. Heiko Shoning
  • Prof. Retsif Levi
  • Dr. Aseem Malhotra
  • Dr. Patricia Lee
  • Dr. Daniel Nagase
  • Dr. Mobeen Syed
  • Dr. Bruce Patterson
  • Dr. Randi Juanta
  • Dr. Phillip McMillan
  • Dr. Peter Gotzche
  • Dr. Kurt Malholm
  • Dr. Sam Sigoloff
  • Dr. Suzanne Humphries
  • Dr. Ariyana Love
  • Dr. Pierre Gilbert
  • Dr. Nathan Thompson
  • Dr. Scott Youngblood
  • Dr. Peterson Pierre
  • Dr. Darell Wolfe
  • Dr. Mary Tally Bowden
  • Dr. Thomas Ynges
  • Dr. Guido Hofmann
  • Dr. Anne Mcclosky
  • Dr. James Grundvig
  • Dr. Amanda Vollmer
  • Dr. Kevin Stillwagon
  • Dr. Luis Miguel de Benito
  • Dr. Bruce Boros
  • Dr. Steven Gundry
  • Dr. Ray Page
  • Dr. Tess Lawrie
  • Dr. Andreas Noack
  • Dr. Mark Hobart
  • Dr. Peter Campbell
  • Dr. Peter Johnston

Dan la cara

Hay más, ¿quieres ponerles cara? Con gusto:

Alejandro de Souza
Alex Berenson
Almudena Zaragoza
Ángel Ruiz-Valdepeñas
Bart Clsassen
Bret Weinstein
Byram Bridle
Carrie Madej
Chinda Brandolino
Christian Perronne
Didier Raoult
Fernando López-Mirones
Geert Vander Bosshe
John Loannidis
Jon Ander Exteberría
Judy Mimovits
Kari Mullis
Karina Acevedo
Luc Montaigner
Maria José Martínez-Albarracín
Martin Kulldorff
Michael Levitt
Mike Yeadon
Nadiya Popel
Natalia Prego Cancelo
Peter McCullogh
Robert Malone
Robert Redfield
Roger Hodkinson
Ryan Cole
Stefan Lanka
Sucharit Bhakdi
Sunetra Gupta
Tsuku Honjo
Vladimir Zelenko
Wolfgang Wodarg

¿En televisión? Niet

Repito. No verás a estos «negacionistas» en una televisión generalista. Están vetados. Y menos en un debate científico. Para defender la teoría contraria a las vacunas llevan a una buscadora de setas, un participante en un culebrón y un reparador de paraguas, todos ellos muy respetables pero sin los conocimientos científicos necesarios para defender su postura y a los que puedan fácilmente descalificar o, directamente, ridiculizar.

Así funciona esto. Por eso, cada día, los medios tienen menos prestigio y menos audiencia.

Entra en las redes libres

Entra en alguna red libre, Odysee, Rumble, Telegram, Twitch, Youmaker, Bitchute, y escribe el nombre de alguno de ellos. Más pronto que tarde empezarás a enterarte de lo que pasa de verdad.

¿Por qué será?

¿Por qué será? Hay seres singulares que son refractarios a algunas cosas. Por ejemplo, los vampiros, seres de ficción (dicen) no soportan la luz del sol.

El vampiro
Los vampiros no toleran la luz del sol ¿por qué será?

España es uno de los países más inoculados con un fármaco experimental de ARNm, nunca antes usado en humanos y del que nadie se hace responsable. Su creador, el Dr. Robert Malone, es contrario a su uso, especialmente en los niños. Todo esto es un hecho.

Otro personaje singular, también de ficción, como es Superman, no tolera la kryptonita.

Superman
Superman no puede soportar la kryptonita ¿por qué será?

Por otra parte, España, como el resto del mundo, está registrando un exceso de mortalidad anómalo durante meses que se va incrementando, un exceso «no esperado» y de forma constante. No está asociado al COVID. Lo provoca, dicen los expertos «otra causa», y ese exceso de mortalidad tampoco proviene de la presión hospitalaria. Las autoridades sanitarias «no se lo explican». Ni nos lo explican. Es un hecho.

Incremento de miocarditis y pericarditis
Esto es solo un ejemplo: el aumento de miocarditis y pericarditis en 2021.

Se han incrementado en este años 2021 los casos de Ictus, miocarditis, trombos, muerte súbita, embolias, arritmias cardiacas, cáncer, etc. Esto es otro hecho.

Y hay otro ser, lamentablemente no singular, ya que los hay a millones, y tampoco de ficción, sino real, aunque vivan en un mundo de fantasía, que es el tragacionista. Este ser, no soporta los hechos.

El tragacionista no soporta los hechos.
Al tragacionista le dan sarpullido los hechos ¿por qué será?

Al tragacionista le vale cualquier justificación que aparezca en la prensa oficialista para explicar esta anomalía. La culpa la tiene el sol, el frío, el cambio de hora, el estrés, la alimentación, el cambio climático… cualquier cosa. EXCEPTO LAS INOCULACIONES.

Disonancia cognitiva

No sabe, ni quiere saber. Es lo que se llama disonancia cognitiva. Es la teoría del autoengaño.

Cuando alguien sostiene una creencia fundamentalmente arraigada y se le presentan pruebas que van en contra de esa idea, la evidencia no podrá ser aceptada.

Se creará una sensación incómoda. Debido a que es tan importante proteger esa dreencia fundamental, sistemáticamente se ignorará e incluso se negará con todo tipo de excusas todo aquello que no encaje en su creencia.

En este caso, admitir que todos esos efectos adversos lo provoca algo que ya llevas dentro y que no puedes revertir, debe ser muy duro. Por eso será.

Mensaje de Navidad de Monseñor Viganò

Ya en ocasiones anteriores me he hecho eco de las declaraciones del arzobispo Carlo María Viganò. Aunque no soy especialmente religioso, me merece el respeto de ser la única alta autoridad católica que se ha enfrentado al papa anticristo y habla claro de la pesadilla que estamos viviendo.

Como esto na saldrá en ninguna televisión, ningún periódico oficialista, y ninguna red social censurada y comprada por la élite; aunque sea en mi modesto blog, En esta ocasión recojo su mensaje de Navidad, con las cosas que se han ido sabiendo en estos últimos meses y su mensaje de esperanza. Dice así:

«VEN, SABIDURÍA, que ordena los acontecimientos terrenales; ven y enseña el camino de la prudencia y la gloria. Estas son las palabras tomadas de un antiguo himno de Adviento, que se remonta al siglo VIII.

En ellos el alma cristiana invoca la venida de Nuestro Señor Jesucristo, la Sabiduría del Padre, para que muestre cómo cruzar ileso este valle de lágrimas – la via prudentiæ – y alcanzar la bienaventuranza eterna en el cielo – la via gloriæ.

Me dirijo a todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, que durante estos dos años de locura médica han resistido valientemente al chantaje de una autoridad civil en todas partes esclavizada por el poder globalista, en la traición de la ley natural y de Dios, y en la violación de las leyes de los Estados.

Mensaje de Navidad
Monseñor Carlo María Viganò

Un golpe planetario intenta hacer posible el Gran Reinicio con el que establecer la odiosa tiranía del Nuevo Orden Mundial.

Sometimiento de los niños

Me dirijo ante todo a vosotros, madres y padres de familia, que en estas horas de resurgimiento de las absurdas represiones de las libertades fundamentales se encuentran teniendo que pagar con segregación y discriminación por su decisión de no someter a sus hijos a la denominada vacunación.

Su frágil equilibrio psicofísico ya se ha visto cruelmente comprometido por meses de lecciones remotas, la imposición de mascarillas y los martillazos de los maestros.

La autorización del suero genético para niños, que hoy se presenta como indispensable y seguro para contener un virus que no representa una amenaza para ellos y que en cambio pone en riesgo irreversible su sistema inmunológico y su propia salud, es la última decisión vergonzosa de personas corrompidas de alma y descarriadas de mente, por las que se puede sacrificar la vida inocente de un niño en el altar del sanitario Moloch.

Sed orgullosos defensores de vuestros niños, de quienes sois responsables ante Dios tanto de su salud física como de la salvación de sus almas.

Ponedlos bajo el manto protector de la Virgen santísima, consagrándolos a Aquella que, con San José, consiguió sustraer a la furia de Herodes “la vida amenazada del niño pequeño Jesús”, huyendo a Egipto.

No olvidéis, queridos padres, que el Señor mira con amor a los niños con un amor especial, y no dejará de asegurarles a ellos y a vosotros Su santa protección.

Represión y censura

A vosotros empleados y trabajadores, que están suspendidos del trabajo y privados de pago por no querer ceder al chantaje de la vacuna; a vosotros artesanos y comerciantes, restauradores y pequeños empresarios a quienes el Estado ha impuesto cierres injustificados que no han tenido otro propósito que el de empobrecerlos; a vosotros militares y policías obligados a elegir entre la obediencia jerárquica y el juramento de lealtad a la Constitución; a vosotros médicos y paramédicos, expulsados ​​de hospitales, clínicas y residencias de ancianos por no dejarles inocular el suero genético, les digo: ¡Resistan!

Aquellos que quisieran obligarte a poner en riesgo tu salud con la extorsión temen tu determinación y saben que puede ser un consuelo y un ejemplo para tus compañeros y amigos.

¡Resistan!

¡Resistan! porque tienen el derecho sagrado de rechazar un tratamiento médico que ha resultado ineficaz, nocivo e incluso letal, que constituya una terapia genética y que no tenga como objetivo garantizarnos salud y protección, sino esclavizarnos, enfermarnos crónicamente o exterminarnos.

¡Resistan! porque no es cediendo al chantaje que conquistaréis las libertades que os han sido arrebatadas. ¡Resistan! porque como hijos de Dios sabéis que tenéis de vuestro lado al Señor del Tiempo y de la Historia, y no a un acólito de corruptos al servicio del Maligno.

A vosotros, los ancianos y los enfermos, obligados a permanecer en residencias de ancianos o en hospitales; a vosotros segregados de sus familias y de los seres queridos, tratados como marginados por médicos y enfermeras, les digo: ¡no se desanimen por su soledad, no cedan a la desesperación y la desesperación! Tenéis la oportunidad de hacer un buen uso de vuestros sufrimientos, ofreciéndolos al Señor en unión con Sus tribulaciones en la Cruz, para la remisión de los pecados, en reparación de las ofensas contra Dios, en sufragio de las almas del Purgatorio.

¡Orad!

¡Orad! Orad a la Santísima Virgen para que te ayude y os proteja. Recita el Santo Rosario, pidiendo a Nuestra Señora que salve a nuestra querida Italia y al mundo entero de este infernal azote. Orad a los santos para que sean amigos vuestros y estén cerca de vosotros en las horas de silencio y abandono.

Orad a los Ángeles para que guarden a los demás enfermos, para que puedan recibir los sacramentos y tengan la gracia de confesarse y tener una muerte santa, con el consuelo de un sacerdote.

Ofreced vuestros sufrimientos, angustias, lágrimas a Nuestro Señor, y Él os corresponderá con Su paz y santo abandono a Su voluntad. Y no os olvidéis de guardaros en gracia de Dios, porque no os es dado saber ni el día ni la hora.

La pesadilla distópica

A todos vosotros, listos para combatir la buena batalla por la Verdad y por el fin de esta pesadilla distópica; a vosotros que enfrentan las burlas y los insultos de quienes los consideran socialmente peligrosos solo porque no se rinden a la experimentación masiva, les digo: ¡ánimo, no cedan ahora mismo!

Esta farsa criminal, hecha de mentiras y engaños, no durará mucho, porque solo la Verdad nos libera. Vuestra batalla por la Verdad, si se libra para la gloria de Dios, derrotará la oscuridad del fraude, revelará las malas intenciones de la élite, disipará a los corruptos y a los traidores.

Y no os dejéis seducir por quienes, ante la inminencia del derrumbe de este castillo de falsedades criminales, intentarán convenceros de que es inútil combatir, inútil luchar.

Os dicen que vosotros estan unos miles, que representan una minoría, que vendrán a “rastrearlos” puerta a puerta, que son desertores.

Sin embargo, mirando a las personas que hacen fila fuera de las farmacias, o las vacantes en empresas, escuelas, oficinas públicas y hospitales para comprender que vosotros sois, que nosotros somos, muchos más de los que les gustaría que creyéramos.

Y aunque fuéramos pocos, nuestra fuerza no está en los números, sino en haber tomado la decisión correcta y en querer defenderla con valentía.

El crimen, denunciado

Cuando este crimen será denunciado y condenado, la Historia os agradecerá para vuestra constancia y vuestra fidelidad al Bien.

No agradecerá a quienes os han segregado y discriminado, llamándoos infectores. No agradecerá a quienes lo chantajearon y lo privaron del trabajo y la paga legítima.

No agradecerá a nadie que os haya engañado diciendo que es seguro un suero experimental ineficaz, peligroso e incluso letal.

No agradecerá a quienes se han aprovechado de la confianza depositada en él por gente sencilla, que se verá traicionada y afectada en su salud. Sean capaces de resistir, con la mirada puesta en Dios, a quien llamamos “Padre Nuestro” precisamente porque nos ama y protege como un Padre amoroso y nunca nos abandona.

Y si estas pruebas os parecen dolorosas e insostenibles, tenéis que pensar que representan una anticipación de ese mundo infernal del Nuevo Orden Mundial, del cual Jesucristo y todo signo de la fe católica deben ser desterrados.

¡Regresa a Dios! Entiende que la paz, la armonía, la prosperidad no se obtienen rompiendo los mandamientos de Dios, ni blasfemando Su nombre, legitimando el pecado y celebrando el vicio.

La verdadera paz, que es estabilidad del orden y espejo de la justicia divina, se obtiene sólo donde reina Cristo Rey, donde las leyes se ajustan al Bien, donde toda disciplina y arte se orienta a la mayor gloria de Dios.

Celebrar la Navidad

Queridos hermanos y hermanas, os exhorto a todos a celebrar esta Santa Navidad en su verdadera dimensión espiritual.

Deja que el Niño Rey nazca en tu corazón, y comienza con una buena Confesión y una Comunión hecha con devoción. Piense en el alma y el Señor se encargará del resto. Dirija sus pensamientos a la Sagrada Familia, expulsada de la posada y obligada a buscar refugio en una cueva.

Que su bendita pobreza, su aparente segregación, sea un consuelo para todos vosotros. En el alejamiento de la sociedad, en el ostracismo impuesto a los más débiles y necesitados, la magnificencia de Dios no deja de brillar con fuerza, con los coros de los Ángeles sobre el pesebre, los sencillos dones de los pastores, la adoración de los magos.

Pongámonos todos en un rincón de esa cueva, contemplando qué amor infinito movió a encarnarse a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, naciendo en medio de sufrimientos y preparándose desde la cuna para el Sacrificio redentor.

A todos ustedes, mis más sinceros deseos de una Santa Navidad. Una Navidad que será verdaderamente santa, si la sabes celebrar estando cerca del Niño Jesús.

Una Navidad que no será en soledad y angustia, sino en la bendita compañía de la Sagrada Familia y en la alegría del nacimiento del Salvador del mundo. Con todo mi corazón os bendigo.»

Emosido engañado

Emosido engañado. No sé quién es el autor, me ha llegado por una red social. Sólo sé que se llama José Francisco, como yo. Quizás por simpatía tocaya o quizás porque estoy totalmente de acuerdo, he decidido copiarlo en mi blog.

«Entre todas las vacunas que he conocido en mi vida (tos ferina, difteria, tétanos, rubéola, sarampión, hepatitis, meningitis y tuberculosis), nunca he visto una vacuna que me obligue a usar una mascarilla y mantener mi distancia social incluso cuando estás completamente vacunado…


Nunca he oído hablar de una vacuna que haga que el virus se propague incluso después de la vacunación; antes de esto, nunca habíamos oído hablar de recompensas, descuentos, incentivos para vacunarse.


No hubo discriminación para aquellos que no lo hicieron.

Si no estabas vacunado, nadie intentó hacerte sentir mala persona.

Nunca he visto una vacuna que amenace la relación entre familiares, compañeros y amigos.

Nunca he visto que una vacuna sea usada para amenazar los medios de vida, trabajo o escuela.

Nunca he visto una vacuna que permita a un niño de 12 años reemplazar el consentimiento de sus padres.

Después de todas las vacunas que he enumerado anteriormente, nunca he visto una vacuna como esta, que discrimine, divida y juzgue a una sociedad como es.

Y como el tejido social se aprieta… mientras luchamos entre nosotros: Electricidad cara, Gas súper caro, Gasolina carísima
etc etc…

¡Es una vacuna poderosa! Hace todas estas cosas mencionadas excepto la INMUNIZACIÓN.«

Emosido engañado
Emosido engañado

¿NECESITAMOS TODAVÍA MÁS?

«Si aún necesitamos una dosis de refuerzo después de estar completamente vacunados, y aún así necesitamos obtener una prueba negativa de test después de estar completamente vacunados, y aún necesitamos usar una mascarilla después de estar completamente vacunados, y aún así ser hospitalizados después de haber sido completamente vacunados…


Probablemente llegó el momento de que admitamos que nos han engañado por co
mpleto».

Al menos han engañado a millones de tragacionistas.

El rejodido pajarico azul

El pasado día 24 de septiembre subí una entrada relativa a las redes sociales y su censura. Se llama «No caigas en sus redes». En ella dije que, harto de ellas, había cerrado mis cuentas de Instagram y Facebook.

Conservaba, y conservo aún, la cuenta de Twitter, esa red gobernada por la extrema izquierda, como tantas otras, y donde hay una censura similar a las demás que maneja la ultraizquierda.

El rejodido pajarico azul
El comisario político, siempre al acecho.

Sigo allí aún, no sé por cuánto tiempo, porque la utilizo como fuente de información selectiva. Pero a lo que iba, que es a la censura.

Mi actividad en el pajarraco azul es mucho menor a la que desarrollaba antes, hace años, pero todavía digo algo, a veces.

El día 25 de septiembre me encontré con que me habían censurado temporalmente, creo que fue durante 24 horas. Este era el mensaje:

Esta era la comunicación del «cese temporal de nuestras relaciones» como si yo fuese una infanta.

¿Y qué es lo que había hecho yo, qué pecado había cometido, qué información engañosa y potencialmente perjudicial había expandido con relación a la Covid-19?

Pues se me había ocurrido decir que, en algunos sitios, como era Noruega, ya consideraban la pandemia superada y la Covid-19 pasaba a ser una enfermedad estacional, como la gripe.

¿Me había inventado yo esa noticia? ¿Era una fake-news? No, simplemente lo había leído en diferentes periódicos digitales. Y algunos habían empezado a decirlo ¡en Junio! Y yo lo tuiteé en septiembre…

Esto es solo un desahogo por una pecata minuta. Hay gente a la que le hacen marranadas mucho más gordas por razones absurdas. Y no hay posibilidad de réplica. Se trata de acallar a los disidentes, como en cualquier dictadura que se precie.

El rejodido pajarico azul, o sea Twitter, que debería ser el pajarico rojo, es un nido de censores y enemigos de la libertad de expresión, aunque les encante estar hablando siempre de Franco. La «francobsesión» es una enfermedad que, al parecer, no tiene cura.

El 5G y las vacunas

He encontrado esta publicación, que no entiendo bien por mis limitados conocimientos de física, pero que podría ser de interés para aquellos que sí los tengan y, dado que el autor, dice que se puede utilizar, he querido rebloguearla aquí. El blog original es https://www.acratasnet.wordpress.com

El chip prodigioso
El Gran Hermano te vigila

Con frecuencias 5G de 42,6 GHz , los nanotubos de 1,2 nm inyectados en las vacunas entran en resonancia y alteran gravemente el proceso cerebral

Posted on by EDITOR

Empezaré por aclarar que no hay ninguna referencia en Internet de un estudio parecido. Creo que se trata de algo importantísimo, que resumo así: Con frecuencias 5G de 42,6 GHz , los nanotubos de 1,2 nm inyectados en las vacunas entran en resonancia y propagan una señal de alta energía a la velocidad media del pensamiento humano(1).

Algo me llamó la atención al ver un catálogo de venta de nanotubos de grafeno de la empresa Nanografi. Me sorprendió la precisa longitud de los nanotubos de 1,2 nanómetros, o 1,2 x 10⁻⁹ m. Como ya conocía las frecuencias de las microondas 5G, en el intervalo de 10 a 300 GHz (1 GHz = 10⁹/s), me llamó la atención la curiosa coincidencia de cómo se anulaban esas precisas potencias de 10 en la conocida fórmula de mecánica de ondas: f = v/λ . ¡Llama la atención a cualquiera con estudios de ingeniería que no ande dormido!

No obstante, aunque las potencias de los datos parecían encajar, era necesario averiguar si la velocidad de la onda resultante tenía o no sentido biológico/anatómico en un ser humano. Y, efectivamente, tiene sentido. Encaja con la velocidad del pensamiento humano completamente.

Lo que sigue es muy sencillo para cualquiera con conocimientos básicos de Física:

1. Existen resultados de estudios que demuestran que una neurona promedio envía señales a cerca de 180 km/h. … Ciertos factores combinados aumentarían la velocidad hasta 432 km/h. Existe mucha variación: algunos humanos piensan más rápido que otros y la velocidad de propagación del pensamiento cambia a lo largo de la vida. Esto es básico para lo que sigue.

Tomaremos el promedio de la velocidad del pensamiento de 180 Km/h. Esto es, 180.000 m/3600 s = 50 m/s

2. Por otra parte, los fullerenos o nanotubos de las vacunas existen y están a la venta en el mercado a precios razonables. Por ejemplo, la mencionada empresa Nanografi vende nanotubos como el que sigue:

Fullerene-C60, Precio: 88 €/gr.
Purity: 99.5%
Fullerene Electrical Resistivity 1034 ohms/m
Fullerene Appearance Shinning Black

En venta, 1,2 nm de longitud, 0,8 nm de radio. Precisión total.

Supongamos que fuera precisamente este nanotubo de 1,2 nm el inyectado en las vacunas contra la Covid19.

3. Vamos a ver qué sucede si hacemos resonar esos nanotubos con una radiación de microondas exterior al cuerpo humano que los contiene:

Si la velocidad de una onda es v , la frecuencia es: f = v/λ . Las frecuencias resonantes son múltiplos igualmente espaciados de una frecuencia más baja llamada frecuencia fundamental. Los múltiplos se llaman armónicos.

Conocida la velocidad de transmisión provocada por las microondas en el cerebro humano, vamos a ver si es el producto de la frecuencia por la longitud de las partículas. ¡Si es así, estamos bien jodidos! Si la partícula es de 1,2 nm, como la del ejemplo a la venta, y la frecuencia 41,6 GHz, frecuencia dentro del rango del 5G, entonces:

1,2 x10⁻⁹ . 41,6 x 10⁹ = 50 m/s, que es la velocidad del pensamiento dentro del cerebro. No hace falta que sea exactamente esa velocidad. Es para que se vea que el resultado de aplicar radiaciones de microondas a nanotubos produce velocidades de transmisión en el cerebro “naturales”, o sea, similares a la velocidad del pensamiento humano.

Cuando los nanotubos, adheridos a las sinapsis de las neuronas (cosa que ya está demostrado que hacen), entran en resonancia por causa de una radiación de microondas exterior de la frecuencia precisa, las amplitudes o potencias disipadas por estos nanotubos, que transmiten la vibración a la velocidad del pensamiento, lo hacen con una potencia que puede resultar peligrosísima para el propio cerebro, aunque la potencia radiada de la onda exterior no sea demasiado elevada. Eso es la resonancia: que cada ciclo aumenta la amplitud del anterior sin ninguna clase de límite.

CONCLUSIÓN: Esta velocidad de las ondas en el cerebro humano es alcanzable para nanotubos corrientes y frecuencias radiadas por las antenas 5G. Esto no es una especulación, sino ciencia y técnica combinadas. Los materiales existen y las microondas de las frecuencias adecuadas, también. La velocidad del pensamiento humano encaja con ambas en una precisa fórmula de Física absolutamente incontestable.

No puede ser una coincidencia. Os pido que comentéis y estudiéis el asunto. Corregidme si estoy equivocado.

Salud y acracia.

FÉLIX UDIVARRI

NOTA: Podéis utilizar esta herramienta de ingeniería para el cálculo:

https://www.herramientasingenieria.com/onlinecalc/spa/longitud-onda/longitud-onda.html

(1) Evidentemente, es un ejemplo: Otras longitudes de nanotubos son posibles con tal de que su producto por la frecuencia de la microonda resulte igual a 50.

También he encontrado este video del Dr. De Benito.

Puedes encontrar más videos del Dr. De Benito en Luis Miguel Benito de Benito (odysee.com)

Y también he encontrado este video anónimo en internet

Yo lo he intentado con mi móvil y no he logrado nada parecido, pero he leído también que algunas marcas, como iPhone y Samsung tienen anulada la función, pero otros como Xiaomi sí lo detectan. Y que hay aplicaciones que se pueden descargar como Blue Scan, etc, que también lo hacen.

Yo hice un chiste en este mismo blog, hace unos meses, sobre este asunto, pesando que era una conspiración más. Hoy, empiezo a creer que, una vez más, los conspiranoicos van a tener razón.

Aquí una explicación sobre cómo funciona el 5G, aunque sin referirse a las vacunas, claro.

Si buscas en las redes populares, las que están compradas y censuradas, siempre encontrarás cosas buenas de las vacunas, porque lo malo lo eliminan, que para eso les pagan. Pero, pese a que han repetido mil veces que las vacunas no contienen chip alguno y eso es cosas de los locos conspiranoicos, a veces, a alguien se va de la lengua, o es que van diciéndolo poco a poco, y ocurren cosas como en esta entrevista de la CBN News:

El chip prodigioso

Covinazis

Aunque la Wikipedia no sea la fuente más fiable para nada, en este caso copio de ella el inicio del Código de Nuremberg:

«El Código de ética médica de Núremberg recoge una serie de principios que rigen la experimentación con seres humanos, que resultó de las deliberaciones de los Juicios de Núremberg, al final de la Segunda Guerra Mundial.

Específicamente, el Código responde a las deliberaciones y argumentos por las que fueron enjuiciados la jerarquía nazi y algunos médicos por el tratamiento inhumano que dieron a los prisioneros de los campos de concentración.

Como por ejemplo, los experimentos médicos del Dr. Josef Mengele.

El Código de Núremberg fue publicado el 20 de agosto de 1947, tras la celebración de los Juicios de Núremberg (entre agosto de 1945 y octubre de 1946).

En él se recogen principios orientativos de la experimentación médica en seres humanos, porque durante el juicio varios de los acusados argumentaron que los experimentos diferían poco de los llevados a cabo antes de la guerra, pues no existían leyes que categorizaran de legales o ilegales los experimentos.»

¿Covinazis?

Actualmente, muchos gobiernos del mundo, incluida la Unión Europea, amenazan con hacer obligatoria la terapia génica experimental, violando el Códifgo de Nuremberg, además de otras muchas leyes.

¿Habrá un nuevo Nuremberg?

El año pasado, con motivo de las acciones de los gobiernos derivadas de la plandemia generada por el virus chino, 1000 abogados y 10.000 médicos.

Están encabezados por el Dr. Reiner Fuellmich, han iniciado una demanda por violación del código de Nuremberg. Esa demanda va contra los CDC, la OMS y el Grupo de Davos.

Dr. Reiner Fuellmich

El artículo 1

Aunque en el enlace que puse antes, y ahora repito, está completo, no me resisto a repetir aquí las violaciones solamente del artículo 1.

Código Nuremberg # 1: El consentimiento voluntario es importante

Ninguna persona debe ser obligada a someterse a un experimento médico sin un consentimiento informado.

Muchos medios de comunicación, políticos y personas no médicas instan a la gente a que se vacune.

No proporcionan información sobre los efectos negativos o los peligros de esta terapia genética. Todo lo que se oye de ellos es: «segura y eficaz» y «los beneficios superan los riesgos».

Los países utilizan bloqueos, coacciones y amenazas para obligar a la gente a aplicarse esta vacuna, o se les prohíbe participar en la sociedad libre bajo el mandato de un pase de vacunas o Green Pass.

Durante los juicios de Nuremberg, los medios de comunicación también fueron procesados y sus miembros fueron castigados por mentir al público, junto con muchos de los médicos y nazis declarados culpables de crímenes contra la humanidad.