2021 una odisea de espacio

…de espacio político, que es el que no encuentra el PP de Casado.

En su deriva involucionista hacia el progresismo y el globalismo de las élites, el PP sigue dando pasos acelerados. Su ideología está clara: hacer lo que hagan los progres, pero un poquito más tarde. Llegar siempre tarde y quedarse sin espacio político.

Al igual que los simios de Kubrik, han encontrado algo que no entienden pero les fascina y les atrae: un monolito creado por mentes superiores (claro que para ser superiores a ellos no hace falta mucho).

Si Pedro Sánchez viese venir a Casado con una quijada o un hueso de asno haría bien en apartarse.

España 02050

“A España no la va a conocer ni la madre que la parió” dijo Alfonso Guerra, vicepresidente del gobierno y vicesecretario del PSOE, al comienzo de la década de los 80.

Ahora ha sido, Pedro Sánchez, presidente del gobierno, el que se propone dejar a España, o lo que quede de ella, irreconocible para el 2050.

Comité de expertos España 02050

Teniendo a separatistas y comunistas entre sus socios, dejará de ser España; será Expaña, o algo así. Y para que no le ocurra como con la plandemia, que anunció un “gabinete de expertos” que luego se descubrió inexistente, ahora sí que sí.

Ahora va a tener un comité de expertos en transformaciones, e innovaciones. Y si no lo tiene ya, podemos echarle una mano y sugerirle eminencias.

Además del inefable Iván Redondo, al que no vamos a criticarle ni un pelo (si se creía el lector que íbamos a caer en la pura falacia ad hominem, ni hablar del peluquín), se le pueden unir el Doctor Nefario, con gran experiencia en inventos para villanos, al científico loco de 13 Rue del Percebe, creador de monstruosidades, y al entrañable Profesor Bacterio, también de extenso currículo en la TIA e inventor de infinidad de ingenios. Sólo hay que leerse la colección de Mortadelo y Filemón para comprobarlo. Yo lo hecho. Y varias veces, además.

No son los únicos, podría fichar también al Doctor Franz de Copenhague, el de los inventos del TBO, a Lex Luthor, el villano enemigo de Superman y tantos otros.

Con los disparates que ya ha anunciado el presi, ese largo caballero del centro de la viñeta, todos estos expertos seguro que encajarían a la perfección en su gabinete.

Eso de anunciar “España 02050”, con un cero a la izquierda ya promete. Tenemos un presidente que es un visionario.

Pedro Sánchez futurólogo
Pedro el futurólogo

La historia se repite más que el ajo

El culpómetro

El fraile de la culpa

¿Conocen ustedes el “Fraile del tiempo”? ¿No? ¡Qué envidia! Envidia porque serán ustedes muy jóvenes, no por el hecho de no conocerlo.

Seguimos con la catastrófica gestión de la crisis ocasionada por el o la Covid-19. Al parecer hay múltiples culpables o responsables de ese fiasco de gestión aunque ninguno, por supuesto, es el gobierno. Faltaría más.

Yo ando perdido y cuando escucho las declaraciones del gobierno, que es absolutamente inocente de todo, me entero de que la culpa, un día, es de la agresividad del mercado. Otro día son los recortes que hizo el PP.

Hay un auténtico sinfín: las Comunidades Autónomas, el comodín de la ultraderecha, que vale para todo, la irresponsabilidad de los ciudadanos, la presidente de Madrid Isabel Díaz Ayuso… hace un rato he escuchado al Doctor Pedro Sánchez que ha sacado un culpable nuevo: el turismo.

Para no volverme loco siguiendo al culpable del día me he fabricado el Fraile de la Culpa, o sea, un culpómetro, a imitación del Fraile del Tiempo y, de un vistazo, ya sé quién es el responsable ahora. Total, tiene la misma fiabilidad que las declaraciones del gobierno.

El Fraile del Tiempo es un curioso higrómetro (medidor de la humedad del ambiente) inventado por Don Agapito Borrás hace mucho tiempo. En este enlace pueden enterarse mejor de la historia.

Pero si no es usted muy de leer, también puede verlo en este video de Youtube.

La maldición de Tito Paco

La maldición de Tito Paco. Cuando Lord Carnarvon la palmó, después de haber patrocinado el sacar la momia de Tutankamon, pensaron que había sido una casualidad. Luego empezaron a caer como moscas diferentes personas relacionadas con aquella profanación. Porque por muy arqueológica que sea sacar a un muerto de su descanso es una profanación, amos, no me jodas.

Luego Arthur Conan Doyle, sí, el creador de Sherlock Holmes, que por aquella época era muy creyente en espíritus, ya que tuvo otros momentos en que no, dijo que era un castigo por dicha profanación y la leyenda de la maldición se expandió como un virus. Exacto, como el Covid-19.

Jugándose las maldiciones al póker.

Los que no creen en maldiciones de espíritus dijeron que era cosa de unos virus que habían dormido el sueño de los justos junto a la momia del faraón y se habían escapado de la tumba al abrirla. Hongos, bacterias, virus, algo así. Como el Covid-19.

Por cierto, que ahora dicen que es más correcto decir “la” Covid-19. Pensaba que era otra majadería de esas de la paridad y que había que nombrar a los virus unas veces en masculino y otras en femenino, como hacen ahora con los huracanes, pero no, es que la D final es de “disease” en inglés, o sea: enfermedad. Y eso es femenino. Pero el virus es masculino. Hay que ver lo que inventa la gente para complicarlo todo. Sigamos.

Cuando el Doctor Pedro Sánchez empezó a juguetear con la idea de desenterrar a Franco, le oí decir en radio a Federico Jiménez Losantos que se estuviese quieto porque podía caer sobre él la maldición de Frankocamon, como le había ocurrido al lord inglés. Federico lo dijo con palabras un poco menos amables y con mucha más gracia, como suele ser habitual en él. Al final, el gran estadista Sánchez, como es natural, no se dejó amilanar por aquella posible maldición y, alentado por su Gran Visir Iznogud, exhumó al Tito Paco.

Comenzó el gobierno socialcomunista a mandar y estaban ellos en sus cosas cuando llegó el/la Covid-19 y se puso a echarles una mano en su tarea de destrozarlo todo. Tanto les ha ayudado que está incluso, a estas fechas, maquinando en cargarse al propio gobierno.

A ver si es que las maldiciones de las momias funcionan y era el creador de Sherlock Holmes quien tenía razón. ¡Elemental, querido Frankocamon!

Después de escribir estas líneas, he visto que Los Meconios, grandes, han hecho algo parecido, en su inigualable estilo.

Un gobierno de chiste

El saben aquel que diu… que era un niño que siempre estaba triste y le dicen a sus padres “su hijo siempre está triste ¿no?” Y ellos responden, “sí, ¡y mira que le pegamos para que se ría”.

Ese chiste del gran humorista Eugenio representa muy bien a este gobierno que padecemos actualmente lo españoles.

Anda reclamando, no se sabe si con la boca grande o pequeña, un gran pacto para luchar contra el coronavirus, pide lealtad a la oposición, unidad de acción… pero al mismo tiempo insulta un día así y otro también a los partidos de la oposición. Tanto el presidente como la mayoría de sus miembros, especialmente los comunistas.

Buscando los “nuevos pactos de la Moncloa”. ¿En serio?

Lo dicho, un gobierno de chiste.

Por fin es Frankenstein y ha dejado de ser Fronkonstin

Por fin es Frankenstein y ha dejado de ser Fronkonstin.

Ya ha pasado la campaña del “Ahora, España” y ya no hace falta disimular más. Ahora ya tiene el poder que tanto ansiaba, no necesita mentir más (en esto) y decir que no pactará nunca con los separatistas, ni con Unides Podemas o como se llamen. Ya no se hace llamar Víctor Fronkonstin, ahora ya puede decir a voz en grito que es ¡Frankenstein! y ya tiene su monstruo.

Por fin es Frankenstein
Ya no debe convencer de que se llama Fronkonstin

Por fin es Frankenstein y ha dejado de ser Fronkonstin.

Tiembla, España. El que está a las riendas, en realidad, es Igor, (o Iznogud) que ya ha conseguido ser califa en lugar del califa.

Partidos suplicantes

En el siglo XIII nacieron las órdenes mendicantes, que pedían limosna para vivir.

La nueva política era esto.

Hoy, en el siglo XXI, han nacido los partidos suplicantes, que piden desesperadamente acuerdos de gobierno para pillar sillón y vivir. Vivir bien, muy bien.

Ya veremos si lo logran. Todo hace pensar que sí.

¡Pobre Iznogud!

Los que ya sean mayores, como yo, y le gustasen los tebeos; o a los muy especializados en cómics, como se dice ahora, recordarán al Gran Visir Iznogud.

La pandilla la formaban tres personajes. El principal era el Infame Iznogud, Gran Visir (que estaba obsesionado por “ser califa en lugar del califa”), el citado Califa Haroun el Pussah (jefazo, cuyo trono deseaba el innoble Iznogud) y Dilá Lará, el fiel siervo del Gran Visir.

Caricatura Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Pedro Sánchez
Iznogud Iglesias, Dilá Lará Garzón y Haroun El Sánchez

Aquella serie de historietas francesas, que transcurría en Bagdad, en la época más gloriosa del islam, se inició en 1962, con guión de Renné Goscinny -el mismo que de Astérix- y dibujos de Jean Tabary.

Si no estoy equivocado, se publicó hasta el fallecimiento de Tabary en 2011, aunque el guionista original, Goscinny había muerto ya en 1977.

Seguir leyendo “¡Pobre Iznogud!”