El disgusto del tordo

Hay un refrán que dice que “la belleza del tordo es la cara delgada y el culo gordo”. Pero se refiere al caballo tordo.

El tordo de hoy es un pajarico y no le gusta el calor. Por eso, cuando se acerca la primavera y comienzan a llegar las golondrinas de África, ellos cogen la maleta y se van a sitios como Siberia en busca de fresquito.

Hoy, 16 de marzo, quería hacer otro experimento como el de ayer, y también me he valido de un refrán.

Ya es San Raimundo

A veces, algunas veces, me pongo a experimentar mezclando cosas: tintas, témperas, acuarelas, papeles, etc. Son eso solamente, simples pruebas. En ocasiones van a la papelera y otras las salvo.

En el caso de hoy, que es 15 de marzo, San Raimundo, he elegido un refrán ad hoc. Mañana haré otro, pero con técnicas diferentes.

San Raimundo trae la golondrina de otro mundo.
Por el 15 de marzo, San Raimundo, se pueden ver llegar oleadas de golondrinas desde África. Y sin pateras.

Cumpleaños feliz

Hoy se cumple un año desde que abrí este nuevo blog y cerré el anterior.

Sí, el 20 de Abril de 2017 cerré el blog que tenía anteriormente por razones que no vienen al caso. Perdí las 70.000 visitas que llevaba entonces y abrí este.

Esa es la razón por la que hay entradas con fechas anteriores a 2017: porque me las traje del otro. Y además eliminé otras muchas con las que ya no estaba conforme.

Pitágoras – Ipse dixit

Pitágoras de Samos 571-497 aJC. 

No es mucho lo que se conoce de él, aunque sí de su obra. Participó en una edición de los Juegos Olímpicos y ganó una palma de oro en lucha (no sería de oro en aquellos tiempos, claro; se sobrentiende que quedó primero). 

Fundó escuelas de sabiduría, fue perseguido y huyó a Crotona, donde permaneció el resto de su vida.

Su influencia política fue grande y llegó a dominar, también con las armas, amplias zonas, junto con sus discípulos.

pitagoras-de-samos
En todo triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

El ingreso en sus escuelas era difícil y existen muchas anécdotas sobre ello.

Durante los dos primeros períodos de noviciado (3 y 5 años respetivamente) el candidato no tenía derecho a recibir explicaciones.

A cada una de sus preguntas, la respuesta que obtenía de los discípulos más avanzados era siempre la misma: “Ipse dixit” (Él lo dice).

Ese Él era Pitágoras, por supuesto. Al cabo de 8 años el aspirante a discípulo pasaba a ser tal discípulo y podía hablar con el Maestro.

Aunque su actividad fue fecunda en muchos ámbitos su fama, al menos entre los estudiantes, es por su archiconocido teorema. Bueno, se supone que archiconocido porque con las LOES, LOGSES, LOMCES, etc. etc. no sé, no sé.

Seguir leyendo “Pitágoras – Ipse dixit”

Como dijo Óscar Wilde

Oscar Wilde (1854-1900) nació en Dublín. Fue uno de los escritores más brillantes de su época.

Durante la primera mitad de su vida fue un amante esposo. Posteriormente, se fue decantando por la vertiente homosexual.

Frases lapidarias

Sus frases lapidarias, de las que hay cientos, fueron siempre una mezcla de ironía, sabiduría y cinismo, donde resulta difícil en ocasiones dónde comienza lo serio y dónde la provocación.

Hay cierta tendencia (yo mismo he caído involuntariamente en el error) de asignar a Oscar Wilde frases que no eran suyas.

Parece que cuando no se recuerda el autor hay tendencia a decir “como dijo Oscar Wilde”.

Y muchas veces se acierta.

Dado el prestigio intelectual que tiene y la gran cosecha de frases suyas, si “colamos” alguna falsa, parece que nadie se va a dar cuenta.

oscar-wilde
Seguir leyendo “Como dijo Óscar Wilde”

Montiño. El que asó la manteca.

Quizás cuando alguien dice “eso no se le ocurre ni al que asó la manteca”, para expresar el colmo de las ideas absurdas o poco prácticas, está pensando en un personaje ficticio o imaginario.

Pues no te creas. Existió, y asó la manteca. Y dejó por escrito el modo de hacerlo en un recetario. Con un par.

Un Arguiñano del siglo XV

El recetario se titulaba “Arte de cocina, pastelería, vizcochería y conservería” y data de 1616.

El cocinero era Francisco Martínez Montiño y, entre otras cosas, ideó una especie de postre que se componía en gran parte de manteca asada.

Aquel Arguiñano del siglo XV dejó bien detallado el modo de asar la manteca y elaborar aquella delicatesen.

Había que coger manteca de vaca y espetarla de un extremo a otro con un asador de palo. No podía ser metálico ya que, con el calor, la manteca se derretiría por el interior que estaba en contacto con el espetón y se saldría.

Por la misma razón, el palo no debía ser cilíndrico, sino cuadrado. Montiño pensaba en todo.

Francisco Martínez Montiño. Cocinero de manteca.
Francisco Martínez Montiño. Cocinero de manteca.
Seguir leyendo “Montiño. El que asó la manteca.”

El gato de Cheshire ¿de Lewis Carroll? ¡Miau!

Lo de “sonreír como un gato de Cheshire” es una expresión inglesa que equivale a reír o sonreír enseñando dientes y encías.

Los aficionados a la literatura infantil lo asocian inmediatamente a Lewis Carroll (su verdadero nombre era Charles Lutwidge Dogson), autor de Alicia en el País de las Maravillas, en donde aparece el famoso gato de Cheshire, con su enigmática sonrisa y entablando charlas casi filosóficas con Alicia.

Esto es sabido por casi todo el mundo. Y también una gran parte de lectores atribuyen a Lewis Carroll la creación de dicho personaje y la frase, pero en eso están equivocados.

El-gato-de-Cheshire

Una sonrisa famosa, como la de la Gioconda

Sonreír como un gato de Cheshire ya era de uso común en la sociedad inglesa bastante antes de que naciese Carroll.

De hecho, este nació en 1.832 y la frase ya aparece en una especie de guía de proverbios publicada en 1.788.

En cuanto al gato en sí, hay una gran cantidad de teorías sobre su origen, y en alguna de ellas parece que se inspiró Lewis Carroll.

Por ejemplo, en la localidad de Cheshire había unos típicos quesos con la forma de un gato sonriendo y era costumbre el ir comiéndolos de forma que lo último que quedaba era la boca y la sonrisa.

Queso del gato de Cheshire

Eso explicaría perfectamente la actividad del gato en el libro de Alicia, que iba desapareciendo hasta verse únicamente su enigmática sonrisa.

Lo que falta saber es quién fue antes, si el libro o los quesitos de Cheshire.

Otra opción es que Carroll se inspirase en una escultura en la torre de St Wilfrids Church, en Warrington, en el condado de Cheshire.

También podría haberse inspirado en una gárgola con esa apariencia en St Nicolas Church, en Cranleigh, donde su padre fue rector.

Gárgola en St Nicholas Parish Church
Esta es la gárgola de St. Nicholas Parish Church. Reconozcamos que se parece.

O bien en la iglesia de St Peter, donde también su padre ejerció de rector entre 1843 y 1868.

Por último, también en la localidad de Cheshire hay o hubo el dibujo de un león para el escudo de armas de un noble, que fue tan mal dibujado por el artista, que parecía más un gato que un león.

La coña marinera de los habitantes hizo famoso aquel león como “el gato de Cheshire”.

Quién sabe dónde se inspiró Lewis Carroll para su famoso gato pero, fuese donde fuese, no quita ni un ápice de mérito a la genial obra de “Alicia en el País de las Maravillas” y su segunda parte “A través del espejo”.

De vikingos y cuernos

Las relaciones tradicionales o folclóricas de los vikingos con los cuernos son muy estrechas, pero, de las dos principales que hay, una es falsa y la otra no está muy claro que sea cierta.

La primera es la de la presencia de cuernos en los cascos. Esa es completamente falsa.

Nunca llevaron cuernos en sus cascos y yelmos. Está totalmente comprobado por los útiles encontrados en enterramientos y otros restos excavados.

Ni un solo caso vikingo llevaba cuernos. Entonces ¿de dónde viene esa creencia?

Vikingos-y-cuernos

Inicialmente, allá por 1820, August Malmström, pintor sueco, ilustró el poema épico Frithiof’s Saga y, para dar mayor ferocidad y agresividad a aquellos terribles guerreros del norte, añadió cuernos a sus cascos.

Seguir leyendo “De vikingos y cuernos”

666 El número de la bestia

666 El número de la bestia. Lo has oído y lo has dicho, seguro.

¿Padeces de trihexafobia?

Quizás sí, y no lo sabes. Ese nombre tan raro, trihexafobia, en realidad lo es aún más, ya que la palabra real, completita, es hexacosioihexekontahexafobia.

Sirve para designar el problema que tienen (o tenéis) aquellos que padecen de un miedo insuperable e irracional, o sea, fobia, al número 666. 

En realidad, aquí es todo muy raro, no solo la palabreja. Veámoslo poco a poco.

Si uno dice en cualquier conversación cotidiana “seiscientos sesenta y seis” pronto habrá cerca algún informado que dirá “¡el número de la bestia!”, (o el del diablo, o del anticristo…)

Y si su información es de luxe, además sabrá que así aparece citado en la Biblia, más específicamente en el Apocalipsis, 13:18, cuando dice: “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”.

Ya está. Todo claro ¿no?

el numero de la bestia

No está todo tan claro

Pues no. Para unos es la marca de la bestia pero, para otros, es la marca del nombre de la bestia.

O sea, que ese número representa el nombre de alguien. Entonces ¿quién es la bestia?

Aquí es donde la historia se complica. La biblia se escribió, se supone, en hebreo, pero la versión más antigua que se conoce es una traducción en griego.

Para hacerlo más complicado, el hebreo no tiene vocales, y ni el hebreo ni el griego tenían números, sino que sus letras también eran números.

Por ejemplo, la primera griega, la alpha, esa que quieren ser todos los machos, incluidos algunos políticos populistas, es también el número 1.

Y para terminar de “arreglarlo” todo, los números romanos también son letras, aunque eso vendrá después.

Seguir leyendo “666 El número de la bestia”

¿Era Napoleón muy bajito?

Seguro que ha leído más de una vez que Napoleón era bajito, en el mejor de los casos, o incluso un enano en otros.

Y hasta puede que lo haya visto, porque así es como lo dibujan, o lo dibujamos. Pero ¿era en realidad así?

napoleon

No te creas. Porque no, no era bajito. Tampoco es que fuera muy alto. Medía 1,68 metros, lo que, para aquella época, era una estatura que estaba bastante bien.

Incluso medía 4 centímetros más que su gran enemigo inglés, el Duque de Wellington, pero… ¿por qué entonces ha pasado a la tradición popular como alguien muy pequeñito?

Seguir leyendo “¿Era Napoleón muy bajito?”