El rejodido pajarico azul

El pasado día 24 de septiembre subí una entrada relativa a las redes sociales y su censura. Se llama «No caigas en sus redes». En ella dije que, harto de ellas, había cerrado mis cuentas de Instagram y Facebook.

Conservaba, y conservo aún, la cuenta de Twitter, esa red gobernada por la extrema izquierda, como tantas otras, y donde hay una censura similar a las demás que maneja la ultraizquierda.

El rejodido pajarico azul
El comisario político, siempre al acecho.

Sigo allí aún, no sé por cuánto tiempo, porque la utilizo como fuente de información selectiva. Pero a lo que iba, que es a la censura.

Mi actividad en el pajarraco azul es mucho menor a la que desarrollaba antes, hace años, pero todavía digo algo, a veces.

El día 25 de septiembre me encontré con que me habían censurado temporalmente, creo que fue durante 24 horas. Este era el mensaje:

Esta era la comunicación del «cese temporal de nuestras relaciones» como si yo fuese una infanta.

¿Y qué es lo que había hecho yo, qué pecado había cometido, qué información engañosa y potencialmente perjudicial había expandido con relación a la Covid-19?

Pues se me había ocurrido decir que, en algunos sitios, como era Noruega, ya consideraban la pandemia superada y la Covid-19 pasaba a ser una enfermedad estacional, como la gripe.

¿Me había inventado yo esa noticia? ¿Era una fake-news? No, simplemente lo había leído en diferentes periódicos digitales. Y algunos habían empezado a decirlo ¡en Junio! Y yo lo tuiteé en septiembre…

Esto es solo un desahogo por una pecata minuta. Hay gente a la que le hacen marranadas mucho más gordas por razones absurdas. Y no hay posibilidad de réplica. Se trata de acallar a los disidentes, como en cualquier dictadura que se precie.

El rejodido pajarico azul, o sea Twitter, que debería ser el pajarico rojo, es un nido de censores y enemigos de la libertad de expresión, aunque les encante estar hablando siempre de Franco. La «francobsesión» es una enfermedad que, al parecer, no tiene cura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.