¿Te hago una PCR, resalá?

¿Te hago una PCR, resalá? La primera vez que oí el término PCR creí que se refería a Partido Comunista Reconstituido. Estaba equivocado, pero no demasiado, porque algo en común hay en todo esto.

En realidad PCR son las siglas, en inglés, claro, ‘Reacción en Cadena de la Polimerasa‘ y, en teoría, es una prueba de diagnóstico que permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno.

Y dicho con palabras que entiende la gente, son el palo que te meten por la nariz hasta los talones, para decidir si tienes una enfermedad gravísima que crearon los chinos y que, hasta que no te lo meten, no se sabe si la tienes o no. Pero resulta que el test tiene la misma fiabilidad que la buenaventura que me dice mi amiga la gitana María, que está en la puerta del Mercadona de mi barrio, sólo que con el PCR te regalan una ramita de romero.

¿Te hago una PCR, resalá? Más fácil, barata, y menos molesta. Y más fiable.

Aquí, en esta página de El Investigador.org, hay un muy buen resumen de la “eficacia” de la PCR. Además de visitar la página, que recomiendo, ya que aclara muchos otros mitos sobre la COVID-19, la parte de la PCR la he copiado a continuación, para hacerlo más cómodo:

HECHOS:

Es decir: La prueba PCR no es fiable, no es específica, y da positivo hasta en frutas. No puede ser utilizada para indicar el número de infectados, y menos aún para determinar si alguien puede contagiar. Cualquiera puede dar positivo.

¿Te hago una PCR, resalá?

Bien, pues basándose en esta prueba tan “eficaz” las autoridades encierran a la gente, hacen cierres perimetrales, arruinan economías, limitan libertades personales, etc. Y, sin hacer autopsias nunca, deciden si alguien ha muerto de Covid o no (que casi siempre es que sí, la gente ya no suele morirse de otras cosas).

Y eso, a nivel mundial, porque se trata de una estrategia común para crear una NUEVA NORMALIDAD.

¿Lo estás viendo? Di ¿LO ESTÁS VIENDO?

¿Lo estás viendo?

El demonio está contento

Israel fue uno de los países que tomó la delantera en inocular a su población y dijo que los vacunados ya no tendrían que guardar ni cuarentenas ni confinamientos.

Lamentablemente, aquello no fue así. Los vacunados llenan los hospitales y las autoridades anuncian que la llamada vacuna ha perdido efecto y hace falta una tercera dosis.

Ya hay largas colas de ciudadanos esperando su tercera inoculación. Y dicen que habrá más. En el infierno, el demonio debe estar muy contento.

Caricatura Hitler, el demonio está contento
Hitler en el infierno, pero feliz con los problemas en Israel.

A pesar de la triple vacunación del 26% de su población adulta, Israel informó de un nuevo récord de casos diarios de COVID-19 (un 40% más que el pico en invierno). Dice muy poco a favor de las vacunas.

Efectos adversos

Los testimonios de efectos adversos de las llamadas vacunas empiezan a ser abrumadores, aunque los medios oficiales pagados intentan ocultarlos.

Cuando dicen algo, poquito, los “expertos” se apresuran a decir que son leves y temporales.

Efectos adversos, pero tranquilo…

Para temporales los que se avecinan cuando la realidad empiece a salir a luz y no puedan ocultarla.

LA VERDAD SOBRE EL MIEDO: COVID-19, LA VACUNA,Y EL GRAN REINICIO

Carlo María Viganò

«LA VERDAD SOBRE EL MIEDO:COVID-19, LA VACUNA,Y EL GRAN REINICIO»  

 Ecce nova facio omnia Rev 21:5    

Lo que hemos aprendido hasta ahora sobre la pseudopandemia nos da la imagen de una realidad perturbadora y de una conspiración criminal aún más inquietante urdida por mentes extraviadas.

Esta realidad, sin embargo, no es tomada en cuenta por aquellos que, hipnotizados por el adoctrinamiento de los medios de comunicación, persisten en considerar una gripe estacional grave como un flagelo pandémico, como ineficaces las curas conocidas, y las llamadas vacunas, que son ciertamente inútiles y dañinas, como nada menos que milagrosas.  

La reputación de las compañías farmacéuticas

Sabemos que los gigantes farmacéuticos – Astra Zeneca, Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson – no sólo no han seguido los protocolos ordinarios para las pruebas de medicamentos, sino que tienen un historial de una larga historia de condenas por haber causado previamente graves daños a la población, distribuyendo vacunas que se han destapado como causa de enfermedades incapacitantes.  

¿Despoblación a gran escala?

Exclusivo: ex vicepresidente de Pfizer para AFLDS: ‘Es totalmente posible que esto se use para una despoblación a gran escala’

por Mordechai Sones

America’s Frontline Doctors (AFLDS) habló con el exvicepresidente y director científico de Pfizer, el Dr. Mike Yeadon, sobre sus puntos de vista sobre la vacuna COVID-19, la hidroxicloroquina y la ivermectina, las autoridades reguladoras y más.

Al principio, el Dr. Yeadon dijo: “Soy muy consciente de los crímenes globales contra la humanidad que se están perpetrando contra una gran proporción de la población mundial.

“Siento un gran temor, pero no me disuade de dar testimonio experto a múltiples grupos de abogados capaces como Rocco Galati en Canadá y Reiner Fuellmich en Alemania.

“No tengo ninguna duda de que estamos en presencia del mal (no una determinación que haya tomado antes en una carrera de investigación de 40 años) y productos peligrosos.

Michael Yeadon, exvicepresidente de Pfizer

“En el Reino Unido, está muy claro que las autoridades están empeñadas en un rumbo que dará como resultado la administración de ‘vacunas’ a la mayor cantidad de población posible. Esto es una locura, porque incluso si estos agentes fueran legítimos, la protección solo es necesaria para aquellos con un riesgo notablemente elevado de muerte por el virus. En esas personas, incluso podría haber un argumento de que vale la pena correr los riesgos. Y definitivamente hay riesgos que son lo que yo llamo “mecanicistas”: inherentes a la forma en que funcionan.

¿Qué me pasa, doctor?

Consultas no presenciales

Consultas no presenciales.

Ni diga “Aaaah”, ni “treinta y tres”, ni saque la lengua, ni tosa… nada de nada. Eso son cosas de la antigua normalidad.

En la nueva normalidad te diagnostican por teléfono, correo electrónico o whatsapp. A mi médico no lo conozco, el anterior se jubiló y del nuevo sólo tengo referencias por las “consultas no presenciales”, forma eufemística de decir “no te toco ni con un palo”.

¿Llegará algún día en que pueda, a lo Barbra Streisand, decirle en persona: “¿Qué me pasa doctor?

Vacunas dudosas

Cobayas gratuitas y sin tener que pagar indemnizaciones. El negocio del siglo no, de la historia.