La Vox del Averno

La vox del infierno.

No había terminado de aplaudir en el congreso la supuesta extrema derecha al títere de Soros, después de que este atacara a las empresas españolas, cuando de entre sus escaños se alzó la voz del Averno.

Aún no había cesado de caerse la careta de los presuntos antiglobaslistas lamiendo el traserillo al tipo que encierra a la oposición, al artífice de la primera ley racista de Europa tras las II Guerra Mundial, cuando de entre esos aplausos se destacó la voz del estigma de la pretendida ultraderecha. Era La vox del averno.

La vox del averno invocando a nuevas dosis.
La Vox del Infierno

La Vox que rebaja las expectativas de voto

Estaban todavía bajando a chorro las intenciones de voto de los patriotas de cartón, cuando el médico que no cobra de las farmacéuticas (desde que es diputado, ya lo aclaró su partido), decidió que aún seguían siendo demasiadas las personas que pensaban votarlos y había que rebajar eso. Sí, la vox del Averno resonaba.

Y le recordó a la ministra de salud que hay muchas dosis que pueden caducar y que ¿para cuándo la cuarta dosis?. Hay voces que surgen del congreso y parece que vienen del Averno.

El nuevo globalista del barrio

Tenemos globalista nuevo en el barrio.

Hace muchos años, se lanzó al mercado un perfume nuevo que se llamaba Farala. No sé si aún existe. La canción publicitaria (jingle le llaman) tuvo mucho éxito y decía

«Tenemos chica nueva en la oficina, se llama Farala y es divina»

Hoy, en el barrio tenemos un globalista nuevo, y se llama Vox.

Santiago Abascal, el nuevo globalista del barrio.
Santiago Abascal se suma al globalismo, a Soros, a la agenda 2030 y a lo que haga falta.

Las primeras sospechas de Vox para sus simpatizantes surgieron con la plandemia y su actitud titubeante ante las vacunas obligatorias, los pasaportes Covid, etc. Daban pasitos a un lado, al otro…

VOX, por medio de su diputado, el Dr. Steegman, promocionó los nuevos, ineficaces, y carísimos medicamentos experimentales de la Big Pharma.

No nombraron nunca, y ocultaron a las baratas, eficaces y curativas 100% en tratamiento temprano Hidroxicloroquina e Ivermectina.

«Diferencias» de la actitud de Vox respecto a los otros partidos

Junto a los demás partidos de izquierdas, derechas e independentistas, fueron partícipes de la muerte por omisión de casi 100.000 españoles indefensos y ancianos que fueron asesinados por la élite globalista, por la Big Pharma y por sus colaboracionistas títeres.

Además, impidieron que se investigara lo currido en las residencias.

DUDAS DESPEJADAS

Este señor (cuyo nombre no recuerdo ahora mismo) lo explica y resume muy bien.

Vox se quita definitivamente la careta

Y para los que quieran una explicación más detallada de la vergüeza vivida en el parlamento español, Don César Vidal es un maestro exponiéndolo:

El parlamento se entusiasma con Zelensky

La cuadriga 2030

La cuadriga 2030 es la que nos va a llevar a un mundo maravilloso de aquí a pocos años, 8 o 9 a lo sumo.

Esa cuadriga está tirada por cuatro caballos de diferentes cuadras y de diferentes colores: rojo, morado, naranja y azul. Eso cuatro caballos no son iguales, cada uno tiene sus peculiaridades.

Si recuerdan la película Ben-Hur de 1959 (probablemente no) o el libro de Lewis Wallace, de 1880, en que está basada (menos aún), recordarán la famosa cuadriga que condujo Judá Ben Hur en la carrera contra Mesala. En 2016 se perpetró una nueva versión sin ninguna coartada, y sin pedir disculpas.

Bien, pues yo, que tengo buena memoria, recuerdo el nombre de los cuatro hermosos caballos que tiraban de aquella cuadriga; todos tenían nombres de estrellas: Rigel, Aldebarán, Antares y Altair. Y cada uno tenía algo que lo hacía diferente a los otros: uno era más fuerte, otro más veloz, otro más tranquilo, otro más nervioso, etc.

La cuadriga 2030
La cuadriga 2030

Pero, al final, todos tiraban del mismo carro, todos tenían el mismo auriga: Judá Ben Hur, y todos llegaron a la vez a la meta. Sería absurdo apostar por uno o por otro. Otra cosa sería apostar por una cuadriga u otra. Pero por los caballos, daba igual la apuesta.

La cuadriga 2030 y sus caballos

La cuadriga 2030 tiene cuatro caballos principales. Y todos tiran en la misma dirección, con sus diferentes matices.

Cuando llegue el momento de votar ¿de verdad importa votar por uno u otro? Van al mismo sitio, tienen el mismo amo y el mismo conductor. Su objetivo es el mismo. ¿Aún no lo conoces? Hay que mirarlo con los cristales reales, no de colorines que publicitan.

Agenda 2030 ficticia y real
Objetivos del Nuevo Orden Mundial y su agenda

¿No hay más caballos?

Sí, hay otro caballo, el de la cuadra verde. Pero… cada vez más gente cree que se trata de disidencia controlada. Esto de las terapias génicas experimentales y haberse adoptado la misma postura que los demás, les ha hecho mucho daño, con razón.

Médicos por la Verdad repiten una y otra vez que TODOS los partidos políticos, SIN EXCEPCIÓN, tienen la misma posición con respecto a las mal llamadas vacunas. Y las mayúsculas las ponen ellos, por si hay dudas.

De modo que del caballo verde hablaré en otra entrada futura.

La inquisición globalista

La Inquisición religiosa, por si alguien no lo sabe (¡qué cosas tengo!) era un tribunal eclesiástico dedicado a la supresión de la herejía que inquiría y castigaba los delitos contra la fe.

Sobre la Inquisición, especialmente la española, hay una leyenda más negra que el carbón, pese a ser la que menos personas ejecutó y ser una de las que más tarde se constituyeron. Pero no es ese el tema de esta entrada del blog, sino de la Moderna Inquisición.

La Inquisición Globalista
Recortar, tachar, suprimir… la moderna Doctrina de la Cancelación ha empezado.

La Inquisición antigua, mejor o peor, era un tribunal y tenía unos criterios, buenos o malos, emitían sentencias, justas o injustas. Ahora ya no hay tal, sólo unas personas anónimas que, sin criterio claro, y ante el que no se puede apelar, suprime opiniones, cierra cuentas, cancela programas, condena a agentes sociales y hace lo que le sale de los cataplines.

Y siempre siguiendo los intereses de sus poderosos señores. Que nunca dan la cara, pero que se sabe quienes son y qué pretenden.

Gerontofobia

Hace ya tiempo que se sabe que los viejos estorbamos a mucha gente, especialmente a las élites globalistas y sus secuaces.

Unos lo dicen abiertamente. Otros hacen chistes.

Y otros aprovechan las crisis como la del COVID-19 para mandarlos al cielo.